Diario Uno > País

Su amigo el cartonero

Sergio Sánchez, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), integró la comitiva de invitados por el Arzobispado de Buenos Aires para asistir a la asunción del Papa Francisco, en el Vaticano, y aseguró haber estado más cerca del flamante Santo Padre que la presidenta Cristina Kirchner.

"Estuve a la izquierda de él, a cinco metros, estoy contento porque estuve más cerca que la Presidente", sostuvo Sánchez, quien estuvo en el Vaticano, invitado por el propio Papa, con su ropa "de trabajo" como cartonero.

Quien era acompañante habitual de Bergoglio en sus misas y homilías en barrios humildes cuando era el Arzobispo de Buenos Aires y viajó con una comitica de 140 personas, admitió que su presencia causó asombro en el recinto en donde se producía la entronización. "Todo el mundo me miraba sin entender qué hacía al lado de Bergoglio", contó Sánchez, a la vez que, en declaraciones a Radio 10, que fue saludado con un beso por el nuevo Papa.

"Tuvimos el gran honor de que nos saludara primero a nosotros que a los mandatarios. Estuvimos en el privado, allí me dio un beso y nos dijo que tengamos fe que íbamos a seguir adelante", añadió al respecto.

El cartonero contó, que para llegar a asistir a un momento histórico y desde un lugar privilegiado, tuvo que pasar por momentos difíciles, especialmente en los lugares en los que se topó con agentes migratorios.

"En el Aeropuerto, cuando llegué, no podían creer. Me hicieron todas las pruebas necesarias para ver si no llevaba nada a otro país. Parecía la película Expreso de medianoche ", recordó.Sánchez dijo que fue sometido a una revisación casi humillante y que llegaron a tomarle una placa radiográfica en el tórax para descartar que llevara droga.