Diario Uno País

Muchos turistas y mendocinos recorrieron ayer Uspallata, Los Penitentes y hasta Puente del Inca, alojándose incluso en alguno de esos parajes. Por la temporada baja los precios son favorables.

Sin nieve, ir a la montaña es un potente y económico atractivo

Por UNO

Cecilia Osorioosorio.cecilia@diariouno.net.ar

La falta de nieve propicia para realizar actividades deportivas como esquiar no desanimó a los mendocinos y turistas para elegir a la alta montaña como destino ayer en el Día de la Bandera, con el que inició el fin de semana largo.

Por estar vigente la temporada baja, los precios fueron una razón más para acertar en la decisión: prácticamente no hay ahora diferencias entre lo que se paga en esta zona y en el centro mendocino (incluso hay opciones más baratas en la cordillera), y un café se consigue por $13 o $15, mientras que una pizza cuesta $30, un lomo completo $48 (y hasta $55, depende del lugar), agua caliente de $5 a $8, por dar sólo algunos ejemplos.

Los comerciantes que viven de la afluencia turística hablan de que la nieve será el factor que determinará el aumento. “Si en los próximos días algún temporal trae más copos blancos, y en consecuencia eso hace crecer el flujo de visitantes y la demanda (sobre todo en los centros de esquí), es posible que en julio los precios puedan subir un poco”, dijo Mario González, el dueño de Aconcagua Bar, que tiene la principal oferta gastronómica de Puente del Inca, además de ser el secretario de la Cámara de Turismo de Uspallata.

Separados a pocos kilómetros de distancia unos de otros, los atractivos geográficos imponentes se suceden como vedettes: los desconocedores accedieron a una postal inigualable de naturaleza montañosa, con algunos copos blancos y rayos de sol que pusieron de relieve esa cara mendocina que también posiciona a la provincia en el mundo.

Los lugareños saben con qué ganarle a la falta de nieve y para reforzar la convocatoria ofrecieron actividades varias, como paseos de artesanías, trineos y visitas guiadas.

Parajes montañeses

Desde la ciudad de Mendoza basta viajar sólo 100 kilómetros para encontrar un recorrido pequeño pero nutrido, en plena montaña.

En Uspallata se cruzaron quienes atravesarían la cordillera para llegar a Chile y también los no menos afortunados que eligieron ese paraje como destino final de sus días de descanso. Con los contingentes apostados en la puerta de hosterías y hoteles, elbalance fue alentador y la ocupación era allí, según lo estimado por el Gobierno, de 85%.

Otro de los ineludibles en el viaje –por la misma ruta Nº7 y a unos 175 kilómetros de la capital mendocina– es Puente del Inca. A este paseo lo favoreció ayer el día despejado: “Los visitantes acceden al mirador del monumento natural, hay artesanías, y además a sólo 3 kilómetros está la entrada al Aconcagua, del que está habilitado el circuito chico de la Laguna de Horcones, que se puede completar en una hora”, informó González.

Matías Cortizo, del hostel Vieja Estación, de Puente del Inca, habló de que allí la ocupación era del 40%. “Conviene llegar no más allá de la media mañana, para poder disfrutar de todo, porque a las 17 se recrudece el frío”, recomendó el secretario de la Cámara de Turismo de Uspallata.

Mientras se sacaban una foto en el monumento natural, Raúl Villegas aportó: “Traemos un contingente del PAMI, con abuelos de Entre Ríos, San Luis y el interior de Mendoza. Recorremos la montaña y en unos días bajamos a la ciudad para hacer un circuito de bodegas. Además de que acceden al paquete turístico sin pagar un peso, quedan fascinados por el lugar”.

Penitentes arrancó

Que la última nevada fuerte haya sido la del 27 de mayo y que después el calor derritiera prácticamente la mayor parte de lo acumulado en las pistas condicionó el inicio de las actividades. Sin embargo, convencidos de que allí también la pasarían bien, muchos eligieron Los Penitentes –a unos 165 kilómetros de la ciudad– como parada obligada del feriado.

“Hay nieve en los sectores bajos y por eso abrimos las pistas para principiantes. Tenemos propuestas para entretenerse con trineos en el sector elevado de la montaña, al que se accede con la telesilla”, sumó Javier Riveros, de ese centro de esquí. Como también coincidió Nora Barraud, jefa de la administración, los precios son económicos y como previa de la temporada se ofrecen promociones para las familias (acceso a las telesillas y comida por $120, por ejemplo).

Las esperanzas se mantienen. “Creemos que va a nevar este fin de semana y el próximo; con eso abrirán más pistas y hoteles, y se diversificará la oferta gastronómica”, señaló Riveros.