Diario Uno País

La chance surge a partir de un dictamen de la Corte que posibilitará compactar la mayoría de los vehículos que están bajo proceso judicial. El viernes se definirá cuáles son los primeros 500 rodados. Galería de fotos.

Si el Estado vende la chatarra de San Agustín ganará $1.800.000

Por UNO

Por Mariana Gilgil.mariana@diariouno.net.ar

El Gobierno podrá recaudar cerca de $90 mil a partir de la posibilidad de compactar unos 500 vehículos que están tirados desde hace más de 30 años en la playa San Agustín y así convertirlos en 600 toneladas de chatarra que podrán ser comercializadas. En total hay 10 mil coches que están en las mismas condiciones, por lo que la suma ascendería a 1.800.000 pesos.

El procedimiento es inédito en la provincia, y este viernes se definirán los automóviles que serán parte de la primera tanda de la maniobra que arrancará en las próximas semanas.

Para el Estado el costo operativo del funcionamiento de la prensa significará unos $16 mil. En Mendoza sólo existen dos empresas que realizan este tipo de tarea.

Esta decisión fue posible gracias a una acordada de la Suprema Corte que establece el nuevo mecanismo para disponer de los autos secuestrados por causas judiciales que están en la playa San Agustín. La custodia la tiene el Ministerio de Seguridad, el cual por estas horas analiza cómo se llevará adelante el procedimiento.

La playa San Agustín está colapsada desde hace tiempo. Hay más de 20 mil vehículos, entre motos, autos, colectivos, que llegaron allí por secuestros a partir de causas judiciales o federales. Algunos se devuelven al propietario o se rematan (son los que se publican mensualmente en los diarios) pero la gran mayoría está bajo proceso judicial y son los que ahora podrán tener un destino final.

También hay un porcentaje de coches, que es menor, que podrán ser reutilizados para que vuelvan a rodar en las calles para servicio del Estado, adelantó a Diario UNO Erwin Cersósimo, director de Seguridad Vial de la provincia.

La iniciativa para vaciar el playón donde descansan toneladas de trastos viejos podría encontrarle la salida o solución al parque automotor que está muerto. “Esta medida permitirá subsanar el problema y ofrecer una rotación de vehículos, y que deje ser un depósito de una gran cantidad de vehículos; la gran mayoría hace más de 20 años que están tirados y son víctimas de robos, además de sufrir el deterioro por estar al aire libre”, dijo el funcionario.

La erradicación de ese amontonamiento de rodados, que incluye micros, camiones, camionetas, automóviles, motos y hasta bicicletas, dependerá de una selección previa, primero empezarán con los vehículos más viejos y luego seguirán con el resto.

“En primer lugar se solicita el decomiso de determinadas unidades que pasan al juzgado y ese procedimiento se informa en el Registro del Automotor. Esta medida no se había tomado nunca desde el Poder Judicial, son  muchísimos autos y ya no hay lugar para ubicar los rodados que se secuestran en los distintos operativos en la provincia”, explicó Cersósimo.

Para el Estado, la medida permitirá subsanar el problema del cúmulo de automotores que se convierten con el paso del tiempo en un parque jurásico de hierros retorcidos.

“Apuntamos a tener una rotación de vehículos, y que deje ser un depósito como hasta ahora; la mayoría de los rodados secuestrados están por cuestiones judiciales; se ordenó la custodia y aún el expediente de la causa no se resuelve y el proceso no se cierra”, sumó el funcionario a la lista de argumentos para dimensionar la superpoblación de coches.

El destino final

Según Cersósimo, es la Corte la que dictaminará qué se hará con la chatarra para que no contamine el medio ambiente debido a que los vehículos contienen partes como baterías, líquidos, neumáticos, entre otras piezas que son peligrosas desde el punto de vista de la seguridad y la salud.

Los detalles de la maniobra

Javier Lamas, dueño de Multimarcas Lamas, una de las empresas que podrían concretar esta tarea, brindó los detalles del procedimiento.

“El 50% de lo que está en San Agustín no sirve y existen dos posibilidades: una es que los trabajos se realicen en nuestra fábrica y la otra opción es trasladarnos hasta la playa con la maquinaria, ya que es transportable”, comentó Lamas.

Fue el empresario que hizo la ecuación de cuánto ganaría el Estado y tiró la idea para que se comercialice el material compactado.

El primer paso consiste en la extracción de los elementos del vehículo, como ruedas y combustible, por una cuestión de seguridad. Luego el brazo del aparato rescata el material para colocarlo dentro de la máquina, que tiene una capacidad máxima de hasta 3 vehículos.

El aplastamiento demora entre 10 y 15 minutos, y el material queda reducido a un tamaño de 1 metro de ancho por 1,60 de alto; cada fardo equivale a 1.100 kilos de chatarra.

La máquina compactadora es de origen italiano y el sistema de funcionamiento es hidráulico. Cuesta $400 mil dólares, pesa 50 mil kilos y tiene ocho años de antigüedad.

 Embed      
Hay rodados que hace más de 30 años que esperan su destino final en la playa San Agustín.
Hay rodados que hace más de 30 años que esperan su destino final en la playa San Agustín.
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed