Diario Uno País

Los trabajadores aeronáuticos lo habían anunciado para ayer. Lo pasaron para el 16 de julio, en plenas vacaciones.

Se pospuso para julio el paro de los trabajadores aeronáuticos

Por UNO

Luciana Moránmoran.luciana@diariouno.net.ar

Los trabajadores aeronáuticos decidieron reprogramar para el 16 de julio (plenas vacaciones de invierno) el paro nacional que habían anunciado para ayer, Día del Padre, con lo cual esperaban llamar más la atención con su reclamo. El cambio, según dijeron, fue por razones de organización y a la espera de alguna respuesta del Gobierno nacional a su reclamo de frenar una futura privatización de los servicios de control aéreo en el país.

La medida fue acordada en un plenario nacional de delegados de ATE en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), encuentro que se realizó en Capital Federal y en el que participaron 50 delegados de 29 aeropuertos de toda la república, incluido El Plumerillo, de nuestra provincia.

Sin piquetes

La nueva fecha del paro, que no incluirá por ahora piquetes en el ingreso a los aeropuertos como sucedió en mayo, coincidirá con las vacaciones de invierno, por lo que esperan un fuerte impacto.

“Estamos desde ya en la organización de la medida que viene, que tiene que ser contundente”, le dijo a Diario UNO Fernando Gatica, coordinador nacional de ATE Regional Cuyo en la ANAC.

La protesta se concentrará en los Centros de Control Aéreo, que sólo prestarán servicio a vuelos sanitarios y humanitarios, no a los comerciales. Al igual que la medida del 10 de mayo, habría demoras y advierten sobre posibles contratiempos y hasta cancelaciones de viajes.

El motivo

El reclamo de los trabajadores se refiere especialmente a la intención del Gobierno nacional de ingresar ala Cámara de Diputados un proyecto de ley en el que los Servicios Públicos de Navegación Aérea estén a cargo de la Empresa Argentina de Navegación Aérea SA (EANA) y no de la Fuerza Aérea Argentina (Ministerio de Defensa), como hasta hoy.

De esta manera, tales servicios aéreos se organizarían mediante una sociedad anónima y los trabajadores dejarían de ser empleados del Estado.