Diario Uno > País

Se partieron los bloques del PJ y Pérez opinó: “Ni me caliento”

Por Marcelo Arcemarce@diariouno.net.ar

Uno de los sectores del peronismo, el Azul, anunció ayer de manera sorpresiva su alejamiento de la conducción oficial de los bloques del Frente para la Victoria en la Legislatura, tras meses de tironeos internos y solo cinco días después de que Francisco Pérez anunciara una medida que golpeó duro en el centro del conductor de esa agrupación: el multioperador Juan Carlos Mazzón.

El vocero de la ruptura fue el senador nacional Adolfo Bermejo, uno de los principales referentes de los azules, quien tras una cena de los principales dirigentes de esta agrupación en Buenos Aires salió a patear el tablero por radio y le apuntó al vicegobernador Carlos Ciurca.

“La postura que hemos tomado es la ruptura de los bloques justicialistas en la Legislatura. Vamos a constituir bloque propio. El vicegobernador está mas atento a situaciones internas del peronismo que a la gestión, y preferimos tomar posición propia, separarnos y concentrarnos en la gestión provincial”, dijo Bermejo durante la madrugada de ayer por Radio Nihuil.

Desde hace unas semanas, el clima en el peronismo no era el mejor luego de que, durante el verano, Ciurca emprendiera una fuerte conquista de poder territorial para el sector que lidera, Corriente Mendoza, y tocara departamentos sensibles para los azules, como General Alvear y Tunuyán. Pero el quiebre se desencadenó después de que, el sábado, Pérez anunciara una medida que deja al desnudo los desmanejos en el Departamento General de Irrigación durante la gestión de Eduardo Frigerio, hasta el 2011. El ex superintendente, quien debió renunciar para eludir el juicio político, había sido puesto por Mazzón y en sus años de gestión tuvo por encima al mano derecha del operador: Jorge Villalón (ver “Una jugada de alto riesgo”).

La reacción de “Paco”Pasado el mediodía, luego de un encuentro con Ciurca, el gobernador salió a minimizar el quiebre. “Los problemas internos se dirimirán en la interna. Estoy en otra cosa, que es la gestión. Lo digo en serio: ni me caliento por esto que pasó. Los legisladores deberían ponerse a laburar y sacar las leyes que necesitan los mendocinos”, sostuvo a Diario UNO.

El gobernador y su vice acordaron ponerse “espalda contra espalda” ante la arremetida interna del PJ, que le dividirá casi por mitades los bloques oficialistas. En el Senado, Ciurca controlará a ocho legisladores y los azules a siete. Mientras, en Diputados, la Corriente Mendoza se quedará con siete y los azules con seis, mientras que las otras dos bancas del FPV son de los dos referentes de La Cámpora.

En los mismos términos que el gobernador se expresó Ciurca. “Hemos hablado con el gobernador, y la prioridad es seguir trabajando institucionalmente y en el proyecto nacional con Cristina (de Kirchner). A los mendocinos nos les interesan las disputas internas de los partidos”, argumentó el vice.