Diario Uno > País

Ratifican la continuidad de precios congelados

BUENOS AIRES– El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aseguró ayer que “no hay día 61” en el congelamiento de precios que dispuso el Gobierno para artículos de primera necesidad e insistió en la necesidad de que los bancos bajen las comisiones que cobran a los comercios por operaciones con tarjetas de crédito.

En una reunión con empresarios del sector, Moreno ratificó que el Gobierno lanzará una tarjeta única para compras en cadenas de supermercados y demás autoservicios si los bancos no acercan una propuesta que colme las “expectativas” del Ejecutivo nacional en cuanto a las comisiones.

Según pudo averiguar Noticias Argentinas, el funcionario dijo que “no hay día 61” en el congelamiento de precios, dando así por garantizada la continuidad de la medida que el Gobierno había acordado con supermercados y grandes cadenas de ventas de electrodomésticos en un principio por dos meses, febrero y marzo, hasta el 1 de abril próximo.

En una reunión que comenzó con un pedido de Moreno por un “gran aplauso” dedicado al flamante Papa Francisco y que duró menos de una hora, el funcionario dijo que este viernes (por ayer) finalizaba una “semana más que excelente” y “mejor todavía” con la designación del argentino Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.

Moreno se expresó en estos términos después de que el INDEC reportara que la inflación de febrero pasado había sido del 0,5%, en medio del congelamiento de precios que dispuso el Gobierno para artículos de primera necesidad. Moreno “sigue sosteniendo que se extiende” la medida impulsada por la Secretaría, dijo una fuente empresarial.

Además de directivos de supermercados, comercios de residentes chinos en Argentina y autoservicios, participaron del encuentro autoridades de Fedecámaras y de la CGERA, entre otras entidades que agrupan a comerciantes y que respaldan la posibilidad de que el Gobierno lance una tarjeta única.

En la reunión, los empresarios reiteraron la necesidad de que los bancos bajen las comisiones que cobran a las operaciones financieras con tarjetas de crédito.