Diario Uno País

Se trata de Lisi Rodríguez quien se quejó en la Dirección de Defensa del Consumidor porque un supermercado no respeta el acuerdo de precios. Lo acusa de publicidad engañosa y pide una indemnización en dinero.

Quejas al por mayor: una mendocina denunció formalmente que no se cumple el congelamiento

Por UNO

Por Cecilia Amadeoamadeo.ceciñia@diariouno.net.ar

Lisi Rodríguez (29) es la primera mendocina que denuncia a un supermercado por no cumplir con la segunda etapa del congelamiento de precios que impulsa el Gobierno nacional. La mujer presentó una queja formal en la Dirección de Defensa del Consumidor por publicidad engañosa y pidió el máximo resarcimiento económico que prevé la ley por habérsele inculcado sus derechos como consumidora.

“Estoy harta de todas estas cosas. Primero fue el congelamiento que no existió, después empezaron a aparecer los productos más chicos, pero al mismo precio y ahora este acuerdo que no se cumple”, resume esta estudiante avanzada de Ciencias Políticas y empleada de un estudio contable al ser consultada sobre los motivos que la llevaron a convertirse en denunciante.

Según le relató a UNO, el lunes pasado, con la lista de precios publicada por la Subsecretaría de Defensa del Consumidor en la mano, fue a hacer las compras a la sucursal de Carrefour que está en la avenida Colón, de la ciudad de Mendoza.

Allí se encontró con la “novedad” de que había faltantes en muchos de los productos publicados. “La leche del acuerdo no estaba por ningún lado. Le pregunté al repositor si iban a recibir más y me contestó que lo veía bastante difícil. Tampoco había pollo, algunas marcas de arroz, aceite, papel higiénico, todas cosas de la lista. Nadie me supo decir si las iban a reponer”, relata.

Como tenía la lista en la mano, “como pidió la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) que controláramos nosotros” –acota- decidió chequear qué otras cosas no había y así empezó a descubrir otros quiebres de stock y la no coincidencia de los precios publicados con los colocados en góndola (ver aparte).

El reclamoRodríguez recurrió a la ONG de defensa de derechos de los consumidores Protectora para pedir asesoramiento, puesto que la mujer suele colaborar con la identidad. Inmediatamente la asociación se convirtió en su patrocinante y solicitó sanciones para el supermercado y una indemnización para la mujer.

“Este acuerdo de precios no existe porque no es un acto republicano de gobierno. No hay ningún instrumento legal que lo avale”, explica Mario Vadillo, apoderado de Protectora en Mendoza.

Por esta razón, la ONG buscó un camino “alternativo” para denunciar el incumplimiento y lo encontró a través de la figura de publicidad engañosa. “Cuando una empresa publicita un producto debe cumplir. Si el cliente lo quiere comprar, la empresa tiene que venderlo al precio promocionado. Rodríguez se presentó en el supermercado y algunos productos no estaban. Esto tipificó una infracción a la ley de Defensa del Consumidor. Ante esta situación hace la denuncia para que Defensa del Consumidor infraccione por publicidad engañosa, sancione con multas de acuerdo al artículo 47 de la ley Nº24.240 y la indemnice por daño directo”, detalla Vadillo.