Diario Uno País

Por el día del Padre, Diario Uno, entrevistó a algunos hombres que ponen a prueba sus habilidades para atender a sus hijos.

Pura ternura: un papá primerizo vistiendo a su bebé

Por UNO

Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

Lucía Calu tenía 20 minutos de nacida y su papá, Roberto Español (35), no podía creer que ésa era su hija tan esperada y buscada durante más de dos años. Estaban frente a frente: la niña, recostada en la incubadora para que no tuviera frío y él, con la primera muda de ropa en mano. Pero Roberto no podía reaccionar.

Quería entrar al parto de su mujer, Adriana Ojeda (37), y no pudo porque el alumbramiento fue tan rápido que no hubo tiempo de hacerlo participar.

Por esto, la primera reacción dentro de la sala de Neonatología del hospital Lagomaggiore fue enojarse y pedir explicaciones sobre por qué se había perdido ese instante irrepetible. Mientras, Lucía esperaba tranquilamente que su papá la vistiera.

En el Lagomaggiore, luego del primer contacto con la mamá, el papá debe vestir al recién nacido. De esta manera, la mujer tiene tiempo de recuperar el aliento y el papá disfruta ese momento íntimo con su hijo.

Una vez que la enfermera lo tranquilizó y detalló que el nacimiento fue excelente y en la misma cama de la habitación, ya que ni siquiera pasó a sala de parto, el semblante duro de Roberto cambió.

Iluminado por Lucía, sus ojos se tornaron brillantes y la sonrisa inabarcable para su cara demostraba la emoción. Comenzó a hablarle, a acariciarla y vestirla como pudo, con las manos muy temblorosas.

Colocarle una media fue un triunfo; con la otra ya era un héroe. A la hora del pantaloncito se lo vio supercanchero. Las dudas sobre si la camiseta le quedaría y, más aún, no tener la menor idea de cómo levantarla para ponérsela hicieron que la enfermera tuviera un poco de piedad y lo ayudara para terminar la tarea.

“Estoy tan nervioso”, decía este papá primerizo. Y al fin la pudo alzar, besarla, declararle su amor y cerrar todo el rato que se prestó para la nota por la celebración del Día del Padre con una confesión : “Ahora sí estoy completo como persona”.

Como Roberto, el último viernes, la Maternidad del Lagomaggiore tuvo mucho trabajo y varios papás pasaron por el mismo trance.

Marcelo Gómez (28) estaba un poco antes que Roberto esperando por su hijo, Ubiel, y aunque ya tiene dos más, ésa era la primera vez que vestía al pequeño recién llegado a la familia.

“Estábamos esperándolo. Queríamos tener otro bebé y, aunque fue un embarazo mejor que los anteriores, mi mujer, María Teresa, tuvo una cesárea. Fue difícil vestirlo, pero a la vez hermoso”, dijo Marcelo. 

 Embed      
Roberto Español, en plena tarea para vestir a su hija, Lucía Calu, quien empezó a molestarse y puso más nervioso aún a su papá, recién estrenado.
Roberto Español, en plena tarea para vestir a su hija, Lucía Calu, quien empezó a molestarse y puso más nervioso aún a su papá, recién estrenado.
 Embed      
Emanuel Díaz y su hija Valentina. Quiero que sea muy feliz, dijo el joven padre.
Emanuel Díaz y su hija Valentina. Quiero que sea muy feliz, dijo el joven padre.
 Embed      
Marcelo Gómez y su hijo Ubiel en brazos: Fue hermoso.
Marcelo Gómez y su hijo Ubiel en brazos: Fue hermoso.