Diario Uno País

En Tunuyán se dieron a conocer tres programas destinados a abaratar costos en compra de insumos, subsidios al fraccionamiento e interrelación entre los productores para comercializar el vino.

Prometieron ayuda para pequeñas y medianas bodegas locales

Por UNO

Julio Luzuriagaluzuriaga.julio@diariouno.net.ar

Con el objetivo de ayudar a las pequeñas y medianas bodegas a abaratar costos de producción, industrialización y comercialización, el Estado provincial presentó en Tunuyán tres programas para el sector vitivinícola. Abarcan la compra de insumos secos, el fraccionamiento y la promoción en ciudades de todo el país. Las iniciativas están enfocadas en la cadena de valor del vino mendocino.

El subsecretario de Industria y Tecnología, Martín Hinojosa, fue quien hizo conocer los programas para la producción vitivinícola. El encuentro se realizó en la sala de exposiciones Carlos Alonso de la comuna local. Estuvo acompañado por el intendente Martín Aveiro (Partido Justicialista) y el coordinador de Bodegas de Argentina, Walter Pavón.

El primero de los programas es el Pool de Compras con el que buscan que los productores se junten al momento de adquirir insumos para lograr un mejor precio. “Desde el Estado compramos las botellas en cantidad, lo que se traduce en una economía de escala”, dijo Hinojosa y graficó que “no es lo mismo adquirir un palet de botellas que cinco camiones de botellas”.

Luego esa mercadería es vendida al mismo precio de compra a las bodegas, con lo cual las pequeñas quedan en un margen de igualdad al momento de los costos.

El subsecretario destacó que este programa llegará a bodegas chicas, es decir a pequeñas y medianas empresas.

El segundo programa presentado en Tunuyán es el referido al servicio de fraccionamiento, que también apunta a la competitividad. “En este caso es un subsidio de hasta el 85% del costo de fraccionamiento, aplicando la  misma modalidad de cara a equilibrar la competitividad”, dijo.

Por último, habló de la ampliación del programa Pequeños Bodegueros de Mendoza, que apuesta a la interrelación entre las bodegas y los productores para que juntos comercialicen vinos en el mercado interno. “Para ello, nosotros les damos todas las herramientas para que puedan comercializar”, señaló Hinojosa.

“Esto significa que el Estado subsidia la totalidad de los costos de promoción en distintos puntos del país con propaganda y difusión en ciudades donde no hay mucha competencia y existen grandes posibilidades de penetración en el mercado”, explicó el funcionario.

Cadena de valor

Las iniciativas no están solamente enfocadas a lo productivo, sino que además trabajan en la cadena de valor, apuntando a la industrialización y la comercialización del vino mendocino.

A la hora de los requisitos, Hinojosa habló de parámetros tales como la cantidad de litros que elaboran las bodegas y si se trata de capitales nacionales o extranjeros. Estos últimos en algunos casos –las grandes firmas– quedan fuera de los beneficios.