País Lunes, 4 de junio de 2018

Procesaron a la bailarina que atropelló y mató a un motochorro

Rivas fue además procesada por las "lesiones graves" que sufrió otro ladrón que sobrevivió al hecho y fue embargada por un millón de pesos.

La justicia procesó estelunes sin prisión preventiva a la bailarina Cecilia Rivas, quien hace dos semanas atropelló y mató a un motochorro en el barrio porteño de Balvanera, tras el robo de un celular.

Según trascendió, Rivas fue además procesada por las "lesiones graves" que sufrió otro ladrón que sobrevivió al hecho y fue embargada por un millón de pesos.

El procesamiento fue dictado este lunes por el juez en lo Criminal y Correccional N° 19, Diego Slupski, quien consideró que Rivas debe ir a juicio por el delito de "homicidio con exceso en la legítima defensa".

El pasado 20 de mayo, Oscar Oronona, de 43 años, que iba en una moto junto a Julián Cardozo, falleció en el acto.

Oronona junto a Cardozo, le habrían arrebatado el celular a Rivas y a Roxana Susterman, quien iba de acompañante en el auto.

En medio de una persecución, los dos hombres fueron arrollados por el vehículo de las mujeres, en la calle San Luis al 3100, de Balvanera.

Rivas, de 32 años, es profesora de "pole dance" y modelo, y ese día manejaba un Peugeot 207 e iba acompañada por Susterman, de 39, quien también se dedica al "pole dance", y además es sexóloga.

Aparentemente, cuando ocurrió el arrebato, unas cuadras antes, se produjo una breve persecución que terminó cuando la moto perdió el equilibrio, chocó contra un Renault Megane que estaba estacionado, cayó y los sujetos fueron arrollados por el vehículo en el que iban las mujeres y además fueron arrastrados por algunos metros.

En la misma resolución, el juez Slupski procesó a Julián Rodríguez Cardozo, de 21 años, quien resultó gravemente herido, por el delito de "tentativa de robo", pero como tenía antecedentes, la medida incluyó la prisión preventiva, y un embargo de 15 mil pesos.

En declaraciones a la prensa y en su indagatoria, la imputada Rivas aseguró que ella empezó a perseguirlos con el auto para poder filmarlos con la cámara del celular de su amiga y negó haber actuado con intención de causarles daño a los delincuentes.