Diario Uno País

Se esperan 18 meses de crisis en las zonas afectadas, hasta la próxima temporada. Prevén fuerte caída del empleo rural y precios más caros.

Por las heladas, año negro para la fruta y la uva

Por UNO

Por Gustavo Flores Bazánnye@diariouno.net.ar

Aunque aún no hay cifras definitivas de los daños que han ocasionado las heladas de los últimos días de setiembre sobre los cultivos de Mendoza, de acuerdo con el panorama trazado por los propios afectados han sido las más severas de los últimos 20 años. Desde 1991 –al menos en la zona Sur– no se recuerda desastre similar al ocurrido en los últimos días.

Ese fue el panorama con el que se encontró el ministro de Agroindustria, Marcelo Barg, en la visita que hizo a General Alvear, uno de los departamentos castigados por la inclemencia climática.

Por ahora, se calcula que son alrededor de 29.000 las hectáreas afectadas, aunque algunas voces a nivel político aseguran que los perjuicios van a afectar a más del doble o el triple de ese número inicial.

Los daños producidos han afectado especialmente a las frutas de carozo, entre ellas, durazno, damascos y ciruela, que ya estaban en floración y obviamente, a gran parte del sector vitivinícola, en particular la zona Sur de la provincia, algunos sectores del Valle de Uco y la zona Este, pero las consecuencias se van a ver dentro de algunos días.

En este sentido, las uvas que más han recibido el impacto de las inclemencias del tiempo, pertenecen a las variedades blancas, que son las más tempranas, sobre todo, las de mesa, Chenin, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

En pleno proceso de registro para evaluar el impacto de los daños, el ministro de Agroindustria expresó: “Aún no se puede establecer la superficie dañada efectiva. Se va a poder determinar a partir de las denuncias de los productores, las 29.000 hectáreas surgen de un mapa de registro y se estima que el daño estimado puede alcanzar el 80%”.

“Además de los frutos con carozo, en distintas zonas, se han visto afectadas las almendras en la zona Este y también se ha perdido todo lo que es melón Primicia en Lavalle; hay una posibilidad de hacer una resiembra para este caso, pero obviamente, hay una pérdida importantísima para los productores”, declaró Barg, a radio Nihuil durante la semana.

Si bien el Gobierno provincial trabaja para declarar la emergencia agropecuaria, desde la oposición, el diputado nacional demócrata, Roberto Pradines, sostuvo: “Rápidamente hay que tratar de mitigar estos daños de alguna manera y hay que declarar a la provincia, no solamente en emergencia económica sino también en estado de desastre agropecuario”.

“El gobernador tiene la facultad para hacerlo. Mendoza se encuentra en una situación financiera muy difícil que no es de ahora, por eso lo que hay que hacer es ir a la caja nacional, para ello hay que declarar la emergencia, es una facultad que la puede hacer por decreto”, agregó Pradines.

“En el caso de la fruta de carozo tenemos que pensar que van a pasar 18 meses para obtener una nueva cosecha, y luego 2 o 3 meses más para poder cobrarla. Entonces la situación es verdaderamente grave, por eso hay que actuar rápidamente”, enfatizó el legislador demócrata, quien añadió que en el transcurso de la semana se trataría el tema en el Congreso de la Nación.

En tanto, el ministro Barg aclaró: “Estamos corriendo contra reloj para hacer las tasaciones que nos marca a la Ley de Emergencia. La denuncia de los productores es fundamental, para evaluar las pérdidas, porque en función de la tasación que hacen los peritos de la Dirección de Contingencias Climáticas, nosotros podemos declarar la emergencia agropecuaria, en aquellos distritos que han sufrido las consecuencias de la helada”.

“Los productores afectados lo primero que tienen que hacer es la denuncia en las delegaciones correspondientes. Esto es lo más importante para nosotros y así poder disparar los distintos mecanismos que hacen a los peritajes, la tasación; y a su vez ellos, pueden acceder a la prórroga de impuestos y acceso a crédito que vamos a instrumentar vía Fondo para la Transformación y el Crecimiento, y Mendoza Fiduciaria, entre otros”, destacó Barg.

Hacia un seguro agrícola obligatorio

El ministro de Agroindustria y Tecnología, Marcelo Barg, prevé que en los próximos 10 días aproximadamente estará el decreto de emergencia agropecuaria y se está trabajando con el Ministerio de Agricultura de la Nación, con quien tiene el compromiso, una vez que estén los papeles de la emergencia declarada, habilitar también la misma a nivel nacional.

“El Fondo Solidario Agrícola es algo muy importante que nosotros venimos pidiendo para que se inscriban en el mismo. También tenemos la idea de ver este tema, para ir hacia un sistema obligatorio de seguro. Es el paso que tenemos que dar hacia adelante para tener un sistema completo respecto a las emergencias, que por ahora es voluntario. Este fondo es de los productores y para los productores y se va a formar un consejo donde ellos van a participar”, aclaró el ministro.

En cuanto al sistema de ayuda, el diputado nacional por el Partido Demócrata Roberto Pradines, también manifestó: “Existe un fondo de alrededor de $500 millones, que está en el presupuesto nacional y de allí se pueden obtener recursos con carácter no reembolsable y otros montos con tasas muy bajas”.

Además el legislador planteó: “Al momento inmediato que se declare la emergencia, se paraliza el cobro de impuestos nacionales. Esto es importante, porque de ahí se desprenden otros dos temas: por un lado, al productor se le disminuye el flujo de fondos que salen para poder solventar estos gastos; y por otro lado, se puede sostener en parte la tarea que están realizando los trabajadores, porque se dejan de pagar los aportes y contribuciones”.

Por ahora, no hay datos precisos respecto a la cantidad de hectáreas dañadas por las últimas heladas de fines de setiembre. Nadie quiere adelantar cifras y se espera que los productores continúen con las denuncias para ser analizadas por Contingencias Climáticas, mientras avanza la emergencia agropecuaria y la búsqueda de soluciones para los sectores perjudicados, que sí se supone en varios casos, son de mucha gravedad.

Variedades blancas son las más afectadas

Desde el sector vitivinícola, el presidente del INV, Guillermo García, señaló que las zonas más afectadas por las heladas son el Sur y el Valle de Uco.

También hay zonas afectadas en el Este. Además, lo de San Juan es calamitoso y llega a un nivel extremo de gravedad porque obviamente tiene variedades más tempranas y eso se ha notado. En cuanto al Sur de la provincia hay que esperar para ver los niveles de impacto de la helada.

Por otra parte, luego de reunirse la comisión asesora del INV, determinó que el tradicional informe de cosecha de diciembre sólo se dará a conocer en términos cualitativos sobre el desarrollo de la producción y en relación con la marcha de los viñedos. Pero no incluirá el número estimado sobre la cantidad de quintales previstos para la cosecha, que se dará a finales de enero de 2014.

“Nosotros ampliaremos con toda la información de enero, donde hay muchos datos de mejor calidad, y con más razón este año; pero como todo el mundo sabe, las heladas se miden en el lagar. En febrero empiezan los primeros ingresos de uva y vamos a tener precisión ya sobre las variedades blancas, que normalmente esperamos esa fecha para tener más datos adicionales”, añadió García.

Por otra parte, desde diversos ámbitos del sector vitivinícola, las opiniones coinciden en que aún es prematuro evaluar los daños.

“Las heladas han ocurrido en reiteradas ocasiones con temperaturas y duraciones diversas. Más allá de los datos oficiales que van a demorar, ya que recién comenzando los sondeos, los daños en vid más visibles han sido importantes en variedades tempranas como Chardonnay, Sangiovesse, Sauvignon Blanc y en uvas de mesa”, evaluó la situación, Emiliano Palazzo, coordinador general del Plan Estratégico Vitivinícola de la Zona Este.

“Respecto al resto de las variedades, existe una gran incógnita, ya que se especula con posibles problemas en brotación derivados de los daños por el frío; pero hoy los daños no son generalizados en vid, aunque habrá que seguir la evolución. Sí en cambio, en el caso de los frutales de carozo la situación es grave. Se habla de daños casi totales, en muchos casos”, agregó Palazzo.

Desde el Valle de Uco, Gustavo Bauzá, enólogo de Bodegas Salentein, señaló: “Es un poco anticipado dar un pronóstico, pero lo evidente es que ha afectado sólo lo que estaba brotado, especialmente el Chardonnay. El porcentaje de daño es difícil de estimar, por el momento, ya que no se puede saber en cuánto ha afectado a las yemas. Sí en cambio, los brotes si se quemaron”, señaló el profesional.