Diario Uno País

El Concejo Deliberante aprobó un proyecto de Vecinos Autoconvocados para prohibir la técnica conocida como fracking. La técnica requiere de pequeños explosivos y tiene varias consecuencias.

Otro paso a favor del medio ambiente: en Tunuyán rechazaron las fracturas hidráulicas

Por UNO

Julio Luzuriagaluzuriaga.julio@diariouno.net.ar

TUNUYÁN– El Valle de Uco se convirtió ayer en una región libre de fracking (fractura hidráulica), luego de que el Concejo Deliberante local aprobara por unanimidad el proyecto presentado por Vecinos Autoconvocados. Ya lo habían hecho los parlamentos de San Carlos y Tupungato. La sesión se desarrolló ante la presencia de unos 20 ambientalistas que llegaron hasta el Concejo con pancartas.

Luego de que la concejala por la UCR Sonia Olivera presentara el proyecto que creó la Banca del Ciudadano en el Parlamento tunuyanino, Vecinos Autoconvocados ingresó al cuerpo legislativo un proyecto que prohíbe el fracking en el departamento, moción que fue aprobada por unanimidad.

Entre los fundamentos de la iniciativa, los autores habían señalado que el pedido de prohibición es para el desarrollo de actividades de exploración y explotación de gas y petróleo de yacimientos no convencionales, mediante la técnica de fractura hidráulica o fracking en todo el territorio departamental.

Esa técnica utiliza explosivos para crear pequeñas fracturas mediante la perforación de una tubería de revestimiento que se aplican de manera artificial al llenarlas con agua a muy alta presión. Para ello se requieren entre 15.000 y 30.000 metros cúbicos de agua para iniciar la operación de un solo pozo.

Cuando se reduce la presión, el agua residual se mezcla con metales pesados o radiactivos procedentes del reflujo de la formación rocosa hacia la superficie que incluye el gas.

Seguridad pública

Las consecuencias ambientales de esta práctica incluyen la contaminación del agua dulce atmosférica y acústica de los acuíferos, el impacto en el paisaje e implica riesgo sísmico y emisión de gases de efecto invernadero, entre otros riesgos.

“En tal sentido, indicamos que el cuidado del agua no es sólo parte de la historia de Mendoza, sino que es sinónimo de lucha del pueblo para conservar como un derecho humano fundamental”, apuntaron los autoconvocados.

Las acciones preventivas y de preservación en un sentido más amplio abarcan todas las situaciones de riesgo para el medio ambiente.