Diario Uno País

El juez de la Suprema Corte de Mendoza aseguró que no comparte el fallo, ni las razones esbozadas por seis de los magistrados del máximo tribunal a nivel nacional. Explicó que era un avance para la demoracia.

Omar Palermo se mostró en contra de la inconstitucionalidad de la reforma del consejo de la Magistratura

Por UNO

El juez de la Suprema Corte de Mendoza, Omar Palermo, se mostró contrario al fallo del máximo tribunal a nivel nacional, que este martes declaró inconstitucional la reforma del Consejo de la Magistratura por 6 votos contra 1.

“En principio no estoy de acuerdo en líneas generales, ni en la letra fina del fallo, me parece que la Corte ha hecho un esfuerzo por declarar la inconstitucionalidad”, explicó Palermo, quien agregó que declarar la inconstitucionalidad de una ley “es el último recurso y no era el caso de esta ley”.

El magistrado mendocino también se mostró contrario a las dos principales razones que dio la Corte Suprema de la Nación para declarar la inconstitucionalidad de la ley.

“Los argumentos más fuertes son el de la representación y la partidización y no los comparto. Me hubiera gustado que se hiciera de una manera más fuerte y convincente y no creo que haya sido el caso de este fallo. Yo creo que habría estado más cerca del voto de (Eugenio) Zaffaroni”, quien fue el único que dio a el voto a favor del proyecto aprobado por el Congreso, a través del kirchnerismo.

“Los dos argumentos claves no los comparto. Partidización, porque no necesariamente el juez se debe partidizar y porque ya existe intervención política a la hora de designar a los jueces, designa la presidenta, el gobernador, con acuerdo del senado, los miembros del consejo, donde algunos son diputados, intervienen en la designación y remoción, en todo caso ya había partidización”, sostuvo Palermo.

“Basta con ver cómo esta compuesto el consejo para ver que está partidizado pero en el oscurantismo, en la rosca que no se ve, la reforma ponía esto en la superficie y le daba la posibilidad a la gente de elegir que tipo de consejeros quería”, explicó el juez mendocino, quien sostuvo que si bien el Consejo es un órgano político, no está afectada la independencia del Poder Judicial.

“La diferencia es que antes era ajena a la voluntad popular y ahora se colocaba en el medio la voluntad popular”, dijo Palermo, sobre la ley declarada inconstitucional por la Corte Suprema.