Diario Uno País

Estos amigos de El Algarrobal circulan muy tranquilos por la senda que dejó el ferrocarril, ahora convertida casi en un paseo peatonal.

No voy en tren, voy en bici

Por UNO