País
Sólo proyectos. Algunas iniciativas presentadas en años anteriores están trabadas en el ámbito legislativo. Los especialistas en piel desaconsejan el uso de estos aparatos con radiaciones ultravioletas

No hay en Mendoza una ley que controle las camas solares

Por UNO

Por Patricia Losada - losada.patricia@diariouno.net.arEn Mendoza no existe una legislación que regule el uso de las camas solares. Ni siquiera hay una   normativa, como en Buenos Aires, que prohíba la exposición de la  luz ultravioleta artificial para los menores de 18 años. 

Lo más cercano a una intención de llenar ese vacío legal es un par de proyectos presentados entre 2009 y 2012 por diferentes legisladores (Carlos Bianchinelli y Alberto Recabarren, diputados del PJ) y el de la senadora Fernández de Merino (también PJ), quien impulsó en 2012 una iniciativa que obligaba exhibir un cartel legible en los institutos que ofrecen el servicio de camas solares con la siguiente leyenda: “El excesivo uso de camas solares y unidades faciales es perjudicial para la salud”. 

Si bien la habilitación de estos centros corresponde a los municipios, es necesaria una ley provincial que tenga en cuenta las normativas de las comunas.

El tema no es nuevo, pero volvió a instalarse en los medios debido a una selfie que se viralizó en las redes, donde una enfermera de Estados Unidos muestra cómo quedó su rostro por la sobreexposición a las camas solares. Allí se ven impactantes imágenes del avance del cáncer de piel. 

Ante esta situación, los legisladores que integran la Comisión de Salud se comprometieron a desempolvar los archivos que descansan en el fondo de los cajones de la Legislatura provincial. “Estamos dispuestos a revisar esta situación y ver qué se puede hacer y por qué quedaron en el olvido esos proyectos que andan dando vueltas desde 2009 pero que aún no se han tratado por diferentes motivos”, dijo el diputado Luis Francisco (FPV).

Para María Patricia Papialiou, docente de la UNCuyo, integrante del servicio de Dermatología del Hospital Central, el uso de las camas solares es “totalmente desaconsejable, ya que producen daño solar crónico acumulativo en la piel.  Hay que prevenirse siempre de las radiaciones solares, incluso de las del sol. Las quemaduras solares que se producen a temprana edad aumentan la posibilidad de la aparición de melanomas antes de los 18 años”, dijo, e insistió en tomar medidas durante todo el año. 

“Por las condiciones geográficas, es muy alta la radiación de rayos ultravioletas que recibimos. Hay que cuidarse”. 

En Buenos Aires, una norma protege a los menores de 18 años

  Una ley promulgada por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires en 2013 estableció que las personas menores de 18 años no pueden usar los servicios de bronceado al público, conocidos como camas solares.

La norma determina multas y clausuras para los comercios que no la respeten y dispone reglas para prestar el servicio, como la provisión a clientes de filtros protectores solares y oculares para exponerse a las radiaciones.

“Los comercios dedicados a esta actividad tendrán que exhibir en un lugar visible un cartel mediante el cual se informe a los usuarios los riesgos que genera la exposición a los rayos ultravioletas, contraindicaciones y formas de prevención”, dice la ley.

En números

$447 es el precio de siete sesiones de cama solar con exposición leve (para principiantes). Se realizan dos veces por semana. 

$527 es lo que cobran los institutos por siete sesiones de cama solar con gran radiación de rayos (para un bronceado más rápido), dos veces semanales.

Imágenes para concientizar

Tawny Willoughby es la enfermera de Alabama, (Estados Unidos) que publicó estas fotos en Facebook para crear conciencia de los daños que provoca la sobreexposición a las camas solares. Tiene 27 años y fue una imagen  tan impactante que llamó la atención de miles de usuarios de redes en el mundo. La foto se compartió hasta ahora 54 mil veces.

Dejá tu comentario