Diario Uno > País

Más dura que nunca con Cobos

Un juez de Nueva York le tocó ayer a Cristina la plata de las cuentas que el Banco Central de laRepública Argentina (BCRA) tiene en la Reserva Federal de Estados Unidos y entonces hubo palos para

todos. La presidenta de la Nación y el ministro de Economía, Amado Boudou, denunciaron una gran

conspiración internacional y nacional; es decir, todos juntos combinados con un solo fin: derrumbar

su mandato.

Sin licencia alguna, acusaron a Martín Redrado de ser "un okupa (usurpador)" del BCRA, al

juez Thomas Griesa, quien congeló esas cuentas nacionales a pedido de los fondos de inversión

(buitres), de ser un "embargador serial"; a su colega argentina María José Sarmiento, quien repuso

a Redrado en el Central, de ser "una jueza delivery" y por supuesto también hubo para Julio Cobos.

En su propia voz, Cristina Fernández de Kirchner acusó a Cleto de encabezar la conspiración "

querer ser presidente antes del 2011".

El vicepresidente bajó del avión que lo traía de Buenos Aires a Mendoza y no tardó en pedir

réplica. Entonces le respondió que "no hay ninguna conspiración". Dio a entender que es una locura

pensar que tiene ambiciones destituyentes y dejó en claro que seguirá firme en su puesto: "No voy a

renunciar a mi cargo".

El chispazo que hizo arder Troya

Ayer, los fondos de inversión buitres obtuvieron una gran victoria judicial en Estados

Unidos: lograron que el juez en Nueva York Thomas Griesa embargara cuentas del Banco Central a

partir del

antecedente del embrollo tejido alrededor del uso de reservas monetarias para el pago de

deuda externa.

Los fondos de inversión especulativos Elliot y Dart, que al parecer siguieron la máxima de

que "a río revuelto, ganancia de pescadores", no perdieron tiempo y lograron convencer al juez

neoyorquino de embargar cuentas del organismo argentino por U$S1,7 millones.

La acción de estos fondos fue tildada ayer por el Gobierno de Cristina Fernández como una "

conspiración" en contra de los títulos argentinos y del nuevo proceso de canje de deuda que el país

planea concretar este año.

Cristina aseguró en un acto público que incluso estos fondos cuentan con la "complicidad" de

jueces y funcionarios argentinos implicados en una "formidable maniobra política" con el objetivo

de poner fin a su mandato antes del 2011, cuando concluye su gobierno.

Fue allí cuando tuvo una extensa y especial mención para el vicepresidente Cobos. Raid de

críticas al que se unió el ministro de Economía, Boudou, quien le reclamó que "no sea jefe de facto

de la oposición".

Y, no conformes con eso, el senador nacional K Nicolás Fernández adelantó que impulsará un

pedido de juicio político contra el vicepresidente de la Nación.

"Intransigentes"

Por su parte, Boudou se encargó del juez Griesa, a quien tachó de "viejo conocido de los

argentinos", un "embargador serial" que ha dictado en el pasado recursos de inmovilización de

fondos de la previsión social de Argentina, cuentas de embajadas y del estatal Banco Nación, entre

otros activos argentinos.

Boudou tachó ayer de "intransigentes" a estos acreedores, que en su batalla judicial incluso

intentaron el año pasado embargar una exposición argentina de fósiles de dinosaurios que se realizó

en Alemania.

No es la primera vez que los mundialmente conocidos fondos buitres, que se han hechos de

títulos deuda argentinos a precio de ganga a la espera de sacarles mejor precio, han intentado

embargar, aunque siempre han salido derrotados en la Justicia de apelaciones americana.

Redrado, "un okupa"

Ante la inminente presentación de la nueva oferta de canje, en diciembre pasado, la

presidenta Cristina Fernández creó por decreto un fondo con 6.569 millones de dólares de reservas

monetarias para garantizar el pago de deudas en el 2010.

Esto derivó en un conflicto institucional entre el Gobierno y el presidente del Banco

Central, Martín Redrado, quien se negó a habilitar el uso de reservas para el pago de deudas y

consultó a expertos legales sobre posibles embargos a las cuentas de Argentina en caso de

constituirse el fondo.

Según el titular del Palacio de Hacienda, Amado Boudou, la "dilación" en la constitución del

fondo ha posibilitado la decisión del juez neoyorkino Thomas Griesa de avanzar con el embargo.

Tanto la creación del fondo como la decisión de Cristina de destituir a Redrado, por su

negativa a usar reservas monetarias, fue frenada por la magistrada María José Sarmiento, a quien la

mandataria calificó como "jueza delivery" por dar lugar a los recursos de la oposición en contra

del Gobierno.

Según el oficialismo, desde que la mandataria intentó el jueves pasado echar a Redrado,

calificado por Cristina como un "okupa del Banco Central", curiosamente se ha suscitado una serie

de convulsiones en el mercado.

La deuda que disparó el conflicto

En junio del 2005, Argentina concretó con acreedores privados un canje de deuda con el que

achicó en 65,4% los pasivos de U$S102.000 millones en bonos impagos.

Pero acreedores con bonos por cerca de U$S20.000 millones no adhirieron a esa

reestructuración, de los cuales tenedores de títulos por unos U$S4.600 millones iniciaron demandas

contra la Argentina, en particular los denominados fondos "buitres".

La reapertura del canje

En octubre pasado, el Gobierno anunció su decisión de reabrir el canje para quienes no

aceptaron la operación del 2005, y dijo entonces que ya contaba con señales positivas de acreedores

con tenencias por 10.000 millones de dólares.

En esa nueva oferta de canje, la rebaja sobre el capital adeudado que deberían aceptar los

acreedores sería mayor al 65 %, que fue la quita que convalidó en el 2005 el 76% de los tenedores

de bonos que entraron en mora en el 2001.

Pero la decisión de reabrir el canje fue rechazada por los fondos especulativos, que

insisten en la vía judicial para recuperar el ciento por ciento de sus inversiones. Es decir, sin

la fuerte quita que pretende Buenos Aires.

Desde la visión del Ejecutivo, estas maniobras de los fondos especulativos intentan hacer

fracasar el nuevo canje de bonos y que Argentina no tenga otra opción que tomar fondos del mercado

a altísimas tasas de interés.

Ella dijo que su vice quiere destituirla

Críticas subidas de tono. La presidenta Cristina Fernández lanzó ayer una dura denuncia

contra Julio Cobos, al sostener que el radical "quiere ser presidente antes del 2011", mientras que

el oficialismo analiza impulsar un juicio político en su contra.

"Tenemos un vicepresidente que hace cualquier cosa, menos ser vicepresidente, y que yo creo

quiere ser presidente antes del año 2011", enfatizó la jefa de Estado, al advertir sobre un

presunto intento desestabilizador del titular del Senado para ocupar su lugar sin respetar los

plazos constitucionales.

De esta manera, la Presidenta llevó al máximo sus críticas a Cobos, a quien acusó incluso de

"incumplir el rol de funcionario público", lo que ameritaría un proceso judicial para removerlo de

su cargo en el Ejecutivo.

"Tiene derecho a ser candidato por el partido de la oposición, aunque no resulte ético,

constitucional, ni institucional que el vice no cumpla el rol que le marca la Constitución. Está

ante incumplimiento del rol de funcionario público, en este caso, el de vicepresidente", denunció

la mandataria.

Incluso remarcó que "nunca se vio en la historia del país ni en otra parte del mundo una

historia así", y cuestionó que hable de "institucionalidad" cuando en realidad "no quiere esperar

al 2011 y entonces quiere ser presidente".

La jefa de Estado se expresó de esta forma luego de que el vicepresidente encabezara este

lunes una reunión con los jefes de bloques opositores en el Senado, con el objetivo de reactivar el

Congreso para analizar la crisis en el Banco Central por los polémicos decretos de necesidad y

urgencia para el uso de reservas y la remoción de Martín Redrado.

Por el mismo motivo, el senador kirchnerista Nicolás Fernández, que encabeza la Comisión de

Asuntos Constitucionales, advirtió que Cobos puede haber incurrido en "causales de juicio político"

y dijo que el kirchnerismo analizará impulsar un proceso en su contra.

"Está bordeando lo que puede llegar a significar causales de juicio político, cuestiones que

seguramente las vamos a analizar", señaló Fernández.

Él asegura que no conspira y no renuncia

La habitual calma de la calle Joaquín V. González se vio otra vez sacudida por un avispero

de periodistas. Como en los tiempos de la 125, anoche, el vecino vicepresidente era el centro de la

polémica y de la conferencia de prensa en la puerta de su casa.

Convocados a las 21.15 por Julio Cobos, los medios no tardaron en llegar. Un periodista tocó

el timbre de la puerta a la hora señalada y el vice salió a responderle a Cristina.

"Me parece que lo dicho por la señora presidenta ha sido preocupante y ofensivo. No lo voy a

permitir, porque afectan mi honradez y mi buena fe" arrancó Cobos en su declaración a domicilio.

Con gestos de absoluta incredulidad, negó rotundamente que esté conspirando y señaló: "¿Que

no queremos que termine el mandato? Yo no sé en qué cabeza cabe eso. ¿De qué conspiración habla?".

Y de inmediato, ante la pregunta obligada, refutó: "No pienso renunciar. Voy a terminar mi

mandato en el 2011 y nos iremos juntos con la presidenta de la Nación. Acá me parece que están

buscando justificativos de decisiones que no han sido más acertadas".

Insistentes, le recordaron la acusación presidencial de que quiere ser presidente antes del

2011. "Mire, Cobos es un hombre sencillo, que no tiene medios, ni relación con los medios, ni

maneja pautas, que tiene el mismo patrimonio que cuando dejó aquí la gobernación ¿De qué

conspiración habla? No voy a permitir que se diga que mi actitud es conspirativa y destituyente.

Sólo estoy limitándome al cumplir mis funciones como presidente del Senado".

Luego, ante los ataques de todo el Gobierno, agregó: "Acá estamos echando culpas o viendo

fantasmas que no son ciertos. No estoy conspirando, están conspirando contra el vicepresidente de

la Nación. Con los senadores buscamos una opción consensuada sobre este tema que nos tiene muy

preocupados".

 Embed      
La presidenta Cristina Fernández atacó duramente a su vicepresidente.
La presidenta Cristina Fernández atacó duramente a su vicepresidente.
 Embed      
Cristina se enfocó contra la prensa también.
Cristina se enfocó contra la prensa también.
 Embed      
Quiere ser presidente antes del 2011, dijo de Cobos.
Quiere ser presidente antes del 2011, dijo de Cobos.
 Embed      
Julio Cobos se defendió de las acusaciones desde su casa.
Julio Cobos se defendió de las acusaciones desde su casa.