País País
miércoles 14 de marzo de 2018

Marcos Peña: "Corrupción no son las offshore, sino los bolsos de López"

De esta forma el jefe de Gabinete confirmó a Luis Caputo como ministro de Finanzas.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró este miércoles que el gobierno ratifica "absolutamente" a Luis Caputo como ministro de Finanzas porque confía en su "honestidad y credibilidad", y advirtió que "corrupción no son las sociedades offshore sino bolsos de (José) López", el detenido ex secretario de Obras Púbicas del kirchnerismo.

En su presentación en el recinto de Diputados, el jefe de Gabinete se comprometió -ante un pedido del titular del bloque justicialista, Pablo Kosiner- a que Caputo concurra a dar explicaciones ante el Parlamento.

"Puede concurrir aquí al Congreso a una comisión para hablar tanto de las cuestiones de la deuda y su aplicación, como de las denuncias que se han hecho sobre su persona. Podemos confirmar que puede venir, hay que combinar el horario y día con las autoridades", dijo Peña.

En su disertación, Peña refutó a representantes del FPV que cuestionaron en duros términos al titular de la cartera de Finanzas y pidieron su desplazamiento del cargo, luego de acusarlo de tener vínculos con sociedades offshore que participaron en el proceso de endeudamiento.

Peña criticó "esta idea estratégica de tratar de plantear que las sociedades offshore es corrupción".

Y agregó: "La corrupción son los bolsos de (José) López, señores. La corrupción es la que que hemos visto durante su gobierno; y la gente ya saldó esa discusión", le respondió a los legisladores del FPV.

El cruce de opiniones se dio en el marco de la sesión especial informativa que se desarrolló este miércoles por la tarde, cuando, en el tramo dedicado a las preguntas que le correspondió al Frente para la Victoria, diputados de ese espacio cuestionaron a Caputo y a la política de derechos humanos del gobierno nacional.
"Ratificamos absolutamente a Luis Caputo como ministro de Finanzas porque confiamos en su honestidad y credibilidad. Todo lo que declare el funcionario se realiza en sede judicial, donde corresponde", aseveró Peña en su informe sobre la marcha de gobierno, el primero del año, ante el Congreso Nacional.

En ese punto, comparó la gestión actual con la anterior, encabezada por Cristina Fernández de Kirchner, al señalar que la diferencia es que hoy hay un gobierno que no tiene "nada que ocultar".
"Estamos muy tranquilos de lo que vinimos a hacer, que es trabajar para los argentinos", subrayó Peña.
También criticó al kirchnerismo por haber "desmantelado" la Oficina Anticorrupción y destacó "la tarea ejemplar que realiza Laura Alonso ".

Previamente, el ex ministro de Economía y diputado Axel Kicillof acusó al Poder Ejecutivo de "estar gobernando desde un country o un barrio cerrado" porque -dijo dirigiéndose a Peña- "la realidad que ustedes ven no es la que sucede".

En este punto, dijo que Argentina ganó en estos dos años que lleva Cambiemos en el Gobierno "el primer lugar del ranking de contraer deuda en los mercados".

En ese sentido, Kicillof acusó a Caputo de "haber emitido un bono a cien años donde fueron beneficiadas empresas que le habían pertenecido" y apuntó que, "si alguien abre una cuenta en un paraíso fiscal, es porque esconde algo y no quiere pagar impuestos".

Por su parte, la diputada porteña Gabriela Cerrutti pidió: "Déjense de mandar la parte con la ética, con echar algún que otro familiar, y echen al ministro Luis Caputo que es el responsable de la deuda que por varias generaciones va a hipotecar el futuro de los argentinos".

En tanto, la rionegrina María Emilia Soria se preguntó "si nuestro ministro de Finanzas no confía en invertir 'su dinero' en nuestro propio país, cómo lo van a hacer los inversores extranjeros e incluso locales que tanto necesita nuestro país".

A su vez, el diputado Darío Martínez le preguntó a Peña "cuánto más van a sostener al rey de las offshore" y sostuvo que "si Valentín Díaz Gilligan (ex subsecretario General de la Presidencia) renunció por ocultar 1,2 millones, Caputo debería haber presentado 208 renuncias sólo porque omitió los 250 millones que tenía en guardias fiscales".
Fuente:

Más Leídas