País Sábado, 18 de agosto de 2018

Macri defendió la ley del arrepentido para perseguir a corruptos

Esa figura jurídica fue impulsada por el Gobierno. Ahora es aprovechada por empresarios involucrados pero denostada por los acusados de recibir coimas.

El presidente Mauricio Macri afirmó ayer que "los grandes socios que ha tenido la corrupción han sido la inflación y el déficit fiscal", en alusión a la causa judicial en la que se investiga el presunto pago de coimas en la obra pública durante el gobierno kirchnerista.

En el contexto del escándalo por los cuadernos del remisero Oscar Centeno, Macri advirtió de que "cuando hay un presupuesto tan desordenado es muy fácil robar" y alertó de que ahora "entendemos un poco por qué tenemos ese déficit".

A su vez, destacó que la existencia de una "Justicia independiente" y herramientas como "la ley del arrepentido para facilitar la persecución de la corrupción" sirven para "fortalecer" al país frente a los vaivenes económicos externos.

La economía

Al dar una conferencia de prensa en el marco de una visita a la provincia de Jujuy, el Presidente sostuvo que la Argentina no puede manejar la "volatilidad" de la economía internacional y que lo que debe hacer es "construir fortaleza" puertas adentro para afrontar la crisis.

"Eso se hace haciendo lo que estamos haciendo. Con un INDEC que dice la verdad; habilitando una Justicia independiente que informe en tiempo y forma las cosas hechas en forma ilegal; hicimos una ley del arrepentido para facilitar la persecución de la corrupción", agregó el mandatario.

La situación del país

A su vez, advirtió de que todavía "tenemos que terminar de sacarnos la mayor vulnerabilidad, que es que dependemos de que el mundo nos preste, porque heredamos un Estado que gasta muchísimo más de lo que recauda", e insistió: "Cuanto antes hagamos eso, menos nos va a impactar" el nivel de volatilidad en la economía mundial.

En otro pasaje de la rueda de prensa, remarcó que "hay un país que se despertó, que quiere crecer y hay una política que tiene que terminar de ordenarse, desterrando la corrupción de por vida y poniendo el Estado al servicio de la gente".

Previamente, al encabezar el acto de presentación del refuerzo de la seguridad en la frontera norte del país junto con el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, el jefe de Estado aseguró que "se está dando a luz una nueva Argentina" que enfrenta los "comportamiento mafiosos".

El mandatario sostuvo que "hacer transformaciones profundas no son cosas de un día para otro, no son tareas fáciles" y que "esas transformaciones están dando a luz una nueva Argentina que se enfrenta a cualquier comportamiento mafioso".

Macri se expresó de este modo durante el acto que encabezó desde la localidad jujeña de Huacalera acompañado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad; las ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y Desarrollo Social, Carolina Stanley; el gobernador Morales y el titular del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa.

El drama de la inseguridad

En otro pasaje de su discurso, subrayó que el refuerzo de la seguridad en esa zona se produce "después de años de corrupción, de desidia, de inacción, de falta de estrategia de largo plazo".

Además, advirtió sobre el "avance de delitos que complicaron la vida de todos los argentinos", principalmente "la trata de personas y el narcotráfico".

Con números

Al destacar el aporte de los militares en la zona, detalló que realizarán apoyo con "radares" para el "control del espacio aéreo" en unos 3.000 kilómetros de frontera "que van desde Jujuy hasta Misiones".

Dirigiéndose a Bullrich, destacó que se realizaron en el país 28 mil operativos antidroga, y precisó que hay "30.000 delincuentes detenidos" y que se incautaron "más de 400.000 kilos de droga".