Diario Uno País

Mientras en Tupungato, con tono conciliador, se reunieron y debatieron con el gobernador Francisco Pérez, en San Carlos los referentes de la Sociedad Rural salieron a la ruta a protestar.

Los productores del Valle de Uco, divididos a la hora de los reclamos

Por UNO

Julio Luzuriagaluzuriaga.julio@diariouno.net.ar

Los productores de la región centro de la provincia se quebraron ayer en dos grupos, tomando posiciones diametralmente opuestas ante los mismos reclamos dirigidos a los gobiernos provincial y nacional. Los que se reunieron con el gobernador Francisco Pérez en Tupungato se mostraron conciliatorios, mientras que los agrupados en la Sociedad Rural del Valle de Uco, en San Carlos, fueron más duros y salieron a la Ruta Nacional 40 a reclamar y entregar folletos.

El título para la jornada de ayer en el Valle de Uco bien podría ser un día productivo. Se debe a que en los tres departamentos de la región se trataron temas relacionados con la producción.

Todo arrancó a las 10 en la Ruta Nacional 40 en Eugenio Bustos (San Carlos), donde unos 30 productores entregaron folletos con reclamos a los viajeros que pasaban por el lugar.

Exigieron que se declare la emergencia económica a la producción primaria de Mendoza y dijeron no a la reforma de la ley de agua y a la intervención de la Coprosamen.

En tanto el subsecretario de Industria y Tecnología, Martín Hinojosa, presentó en Tunuyán programas para la producción vitivinícola.

Pasado el mediodía, el gobernador Francisco Pérez se reunió con productores en la Cámara de Agricultura, Comercio, Industria y Turismo de Tupungato, presidida por Horacio Meli. Estuvieron presentes, entre otros, el intendente anfitrión, Joaquín Rodríguez; el ministro de Agroindustria, Marcelo Barg, y el superintendente de Irrigación, José Luis Álvarez.

El gobernador dialogó con los productores para más adelante formar mesas de trabajo y escuchar a cada sector.

Destacó los fideicomisos financieros de este año, que dieron precio sostén a productos como el damasco, el durazno y la ciruela.

Pérez dijo que desconocía la realidad del total de los productores del Valle de Uco, que ayer se partieron en dos posiciones: una dura en San Carlos en consonancia con la Mesa de Enlace y otra conciliadora en Tupungato.

“En el mundo el proceso exige la integración. Si estás aislado es cuando más perdés”, dijo Paco Pérez.

“Queremos ayudar y que nos ayuden los productores, ese es el camino”, aseguró.

Por su parte Horacio Meli habló de la pérdida de rentabilidad en la producción vitivinícola, hortícola y frutícola. “Sin el Gobierno y sin la producción se rompe la mesa”, sentenció.

“Necesitamos que el Gobierno nos diga en qué medida acompañarlos para no dejar de ser eficientes y no dejar caer puestos de trabajo”, apuntó.

En cuanto a la postura tomada por la Sociedad Rural del Valle de Uco, Meli subrayó que “no acompañamos, pedimos diálogo, ideas y proyectos. Molestando a la gente en la ruta no hacemos nada”, dijo.

“Dividir”

En tanto Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco, comentó: “A nosotros no nos invitaron a Tupungato, pero no importa. De escondidas presentaron consignas que nosotros lanzamos hace mucho tiempo”, aseguró. “No nos sentimos representados por Meli”, subrayó Leiva.

“Está claro que la propuesta de Pérez es dividir a los productores”, disparó el ruralista, que el mes pasado realizó un encuentro en San Carlos con la Mesa de Enlace. “Por eso adherimos al paro nacional”, explicó.

“El ministro se equivoca. No es un paro político”, le respondió Leiva a Barg.

Marcelo Barg: “Un paro político”

Consultado sobre la postura tomada por la Sociedad Rural del Valle de Uco, el ministro de Agroindustria analizó que “se trató de un paro netamente político. Aparecen como los únicos en la provincia. Su planteo es de los sojeros desde la Pampa Húmeda en un clima preelectoral”, apuntó.

No obstante dijo que esa situación no cierra el diálogo entre la Sociedad Rural del Valle de Uco y el Gobierno provincial. Al responder sobre si la crisis socioeconómica desatada en Brasil podría afectar a la colocación de  productos mendocinos en ese país Barg aseguró que “no. Somos brasildependientes en algunos productos pero no repercutirá en Mendoza”, apuntó.