País Jueves, 20 de septiembre de 2018

Los mensajes hot de una maestra a un alumno que le costaron su trabajo

Ella tiene 28 años, el 13. Intercambiaban mensajes y fotos por WhatsApp que descubrió la mamá del chico.

El Ministerio de Educación de Santa Fe desplazó a una docente de música por presunto acoso sexual hacia un alumno de séptimo grado de una escuela pública de la zona oeste de Rosario.

La denuncia del hecho se conoció ayer y provocó una auténtica conmoción en el establecimiento educativo. En tanto, las autoridades intervinieron rápidamente y determinaron el desplazamiento inmediato de la educadora.

Esta decisión se tomó luego del sumario iniciado por la cartera educativa santafesina, y las acciones investigativas se apoyan en la declaración formal de la madre del estudiante, de 13 años, que concurrió a la escuela para notificar a los directivos ministeriales la conducta inapropiada de la docente hacia su hijo.

Por lo que se desprende del testimonio de la madre, la docente habría mantenido conversaciones e intercambiado fotos a través de WhatsApp con su hijo en un tono inadecuado. Teniendo en cuenta estas aseveraciones, el Ministerio de Educación provincial decidió apartar a la docente del aula en esa escuela, y también de todas las instituciones educativas donde hace reemplazos.

"El cuidado del alumno y la preservación de su salud emocional es la prioridad del ministerio, por lo que se implementaron las acciones administrativas y legales para saber qué sucedió, y establecer responsabilidades", subrayó Daiana Gallo Ambrosis, delegada de la Regional VI de Educación.

Si bien desde el ministerio prefirieron no revelar confirmaciones oficiales, la escuela sería la Almirante Brown, ubicada en Liniers 1790, en zona oeste de la ciudad.

La denuncia llegó al ministerio a través de la supervisora del área, Mónica Bertolini, quien ratificó que la madre del chico concurrió a esta escuela primaria y realizó una denuncia directa sobre esta docente de música, que tendría 28 años.

La irrupción de la mamá, totalmente alterada y nerviosa, pidiéndole explicaciones a las autoridades de la escuela por el accionar de la docente , generó escenas de mucha tensión, gritos y angustia.

Según cuentan compañeros del chico, fue la madre la que descubrió los mensajes subidos de tono y las fotos en el celular de su hijo. Y con esos respaldos de los chats, ayer fue al colegio a exigir respuestas.

En ese marco, madres de otros alumnos del mismo grado deslizaron que la intervención de los directivos de la escuela estuvo lejos de calmar los ánimos, y hasta un personal de la escuela le habría dicho: "Fueron sólo unos mensajes, nada más, ¿por qué hacen todo esto?".

Según reconocieron algunos testigos, los mismo compañeros de 7° grado comentaban cosas cuando se acercaba esta maestra con este alumno. "Se hablaban cosas, pero nadie imaginaba algo de esto", confió un alumno.

Si bien la directora, Bibiana Marti, trató de bajar los decibeles de los contrapuntos, la intervención del Ministerio de Educación de la provincia introdujo el episodio en materia formal de investigación, y rápidamente las autoridades decidieron desplazar a la maestra mientras sigue adelante el proceso de investigaciones, ya que todavía faltan cotejar otras pruebas para determinar responsabilidades.