Diario Uno > País

Los consejos sexuales de Cristina

En uno de sus discursos más relajados y divertidos desde que asumió el cargo, la presidentaCristina Kirchner sorprendió hoy al abonar la teoría de que la ingesta de carne porcina "mejora la

vida sexual" de las personas.

Al encabezar en la Rosada un acto de firma de acuerdo con las cámaras de entidades porcinas,

la jefa de Estado consideró que es "más gratificante comerse un cerdito a la parrilla" que recurrir

al "viagra", un reconocido potenciador sexual.

De esta forma, la Presidenta tomó las declaraciones del titular del sector, Juan Luis

Ucelli, quien previamente destacó el impacto positivo de la ingesta del cerdo en la vida sexual de

las personas, lo que desató carcajadas y aplausos de Cristina.

"Acá acaban de agregar un dato que yo desconocía que es que la ingesta del cerdo mejora la

actividad sexual", comenzó su discurso la mandataria, mirando a los empresarios con quienes había

firmado el convenio.

Distendida, la Presidenta recordó que el último fin de semana que pasó en El Calafate comió

un "cerdito riquísimo" traído de la provincia de Córdoba y agregó con tono pícaro que luego "anduvo

todo bien" con su marido Néstor Kirchner.

"Yo soy fanática de la carne de cerdo y no lo digo por quedar  bien, ni por hacerme

propaganda, ni nada", prosiguió la mandataria, quien de inmediato agregó entre risas: "Kirchner me

mata cuando llegue a Olivos".

"Así que ya saben, a comer carne de cerdo, y acuérdense que mejora la actividad sexual. Con

probar no cuesta nada", recomendó.

La mandataria volvió a mostrarse más distendida de lo habitual, al igual que este martes

cuando encabezó un acto en Lomas de Zamora y brindó un discurso en el que apeló en varias ocasiones

al lunfardo.

En aquella oportunidad, Cristina utilizó expresiones como "minga", "acogotar" o "pa

frenchi".

Varias veces en los últimos tiempos el Gobierno analizó cambios en la forma de comunicar

presidencial, teniendo en cuenta que distintas encuestas señalaron que el tono académico de la jefa

de Estado no es bien recibido en muchos ámbitos.