Diario Uno País

La prestigiosa actriz, coreógrafa y directora teatral habla aquí de su último éxito en las tablas: TOC TOC, que llega este viernes a Mendoza.

Lía Jelin: "Yo tengo un muy buen olfato para las obras de teatro"

Por UNO

Por Carolina Baroffiobaroffio.carolina@diariouno.net.ar

Llega este fin de semana a Mendoza una de las obras más vistas y más celebradas de los últimos años en Buenos Aires. Se trata de TOC TOC, una delirante comedia francesa cuya versión local dirigida por la maestra Lía Jelin promete llegar con los  trastornos obsesivos compulsivoshasta la mismísima médula emotiva de sus protagonistas y espectadores por igual.

Con un reparto actoral que incluye a Osqui Guzmán, Patricia Echegoyen y el debut teatral del hijo de Darío Grandinetti, la pieza es una “experiencia vital” para hablar de angustias existenciales a través delhumor.

Así lo cuenta su directora, la reconocida bailarina, coreógrafa y actriz Lía Jelin, quien sabe dónde está la clave del éxito en la escena argentina con piezas memorables como Monólogos de la vagina o Confesiones de mujeres de 30.

“Tengo un muy buen olfato, me atraen obras que tienen que ver con lo que le pasa a todo el mundo”, intenta explicar su secreto escénico la directora.

“Yo estrené esta obra primero en México porque acá nadie la quería hacer. Por suerte Carlos Rottemberg la vio en México sin siquiera saber que yo la había dirigido y comentó la obra aquí, el tema era muy novedoso, hasta que logramos hacerla”, relata.

–O sea que era una obra a la que le tenías confianza desde la primera vez...

–Sí, exactamente. Es una obra de bulevar, francesa, comercial. Pero de un autor bastante zorro (risas). Había que rascar un poquito hasta encontrar la verdadera angustia que había dentro de la obra. Angustiaque da risa. Porque todos, mal que bien, tenemos dentro nuestro un trastorno obsesivo compulsivo. Y aunque sea una obra llamada falsamente comercial, algo tiene de profundo. Algo tiene de Puertas cerradas, de Sartre, algo tiene de Esperando a Godot, algo tiene de la angustia existencial. Es una obra para poder identificarse abiertamente con ella.

–Esto de que el público se vincule desde su asiento con lo que pasa en escena ya lo has probado en otros éxitos teatrales...

–Precisamente es lo que busco, se las puede llamar obras comerciales que han tenido éxito porque el espectador se ve reflejado en el tema. Me gusta el teatro que habla de nuestra vida cotidiana, denuestras emociones.

–¿Y ahora que también tenés en cartel Dios mío, te obsesiona el tema de la psicología en el teatro?

–En una época decían que me interesaba hacer obras de teatro de mujeres... yo no sé. Pienso que yo tengo un muy buen olfato y me atraen obras que tienen que ver con lo que le pasa a todo el mundo. Así como la moda va cambiando de colores, así el público necesita temas que se vayan modificando de acuerdo con la época. Y yo tengo como 25 años de terapia encima, me apoyé muchísimo en lo que yo misma pude modificar para hacer TOC TOC. Tengo una anécdota muy graciosa de México, porque los actores no me creían que existieran los TOC y tuve que llamar al director del Instituto de Trastornos Obsesivos Compulsivos para que les diera una conferencia y me creyeran (risas).

–¿Y cómo es tu propia versión de una obra que desde 2005 repite el éxito en cada país donde se lleva a escena?

–La versión francesa tenía un médico de 84 años con síndrome de Tourette (TIC, uno de los trastornos), que apenas se movía y lo único que decía era: “Fuck you”. En México, ese rol lo jugaba un taxista, interpretado por un capocómico de allá. Y aquí puse un médico joven en ese rol con síndrome de Tourette, entonces le di una dinámica de encierro y de movimiento a la vez que hizo que todo se valorizara más. El nivel de lectura es uno lo que dicen, otro lo que hacen y otro es el mapa espacial que también está contando algo. Por ejemplo, en la versión original de ninguna manera los TOC pasan por el inconsciente, en cambio acá sí, hay cosas que pasan en la cabeza de los actores.

–Además, con tu pasado de bailarina y siendo coreógrafa, supongo que le darás mucha importancia a una actuación corporal...

–Sí. Le doy importancia sobre todo a que la emoción pase por el cuerpo, y no el cuerpo moviéndose porque sí. Me gusta que la emoción modifique la actitud corporal, que ese sea el impulso básico de la expresión actoral.

–¿Cómo fue la selección del elenco?

–Entre Sebastián Blutrach, Eloísa Cantón, Bruno Pedemonti (los productores) y yo elegimos los actores. Al único que le tomamos casting fue a Juan Grandinetti, el hijo de Darío, que tiene 21 años y que es un amoroso, muy profundo, de una calidad humana impresionante. Lo extraordinario del elenco de gira como del original (con Mauricio Dayub a la cabeza) es que ninguno es una estrella, todos tienen talento teatral.

–¿Qué hiciste para que esta experiencia teatral no hubiera quedado sólo en el diván, y cómo lograste simpatizar con el público en general?

–Yo no la hice especialmente para psicólogos. Me interesó por lo que les pasaba a estos personajes. Nadie hablaba de los TOC hasta esta obra. Y eso está bueno. Buenos Aires es una de las ciudades más psicoanalistas del mundo, al principio iban muchos psicólogos pero después vino toda clase de gente que la disfruta y se siente identificada igual, aunque nunca haya hecho terapia.

Cómo curarnos de nuestras propias obsesiones

–¿La obra es positiva al momento de enfrentar los TOC? ¿Hay moraleja?

–En general todas las obras francesas son morales, no pueden dejar de poner moraleja. Se supone que la experiencia de estas siete personas encerradas en una sala de espera, esperando a un médico que no llega nunca, es una experiencia vital. Todo se puede curar, el único TOC que no se puede curar es el síndrome de Tourette, que requiere medicación. Para representar este TOC tomé como referencia el libro del neurólogo inglés Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. En uno de sus capítulos habla de un baterista que sufría este tic incontrolable y era muy bueno en lo suyo. Entonces de lunes a viernes tomaba la droga, y sábado y domingo que tocaba la batería no la tomaba. Buscó el equilibrio, es una historia amorosa. Peter Brooks hace años trajo una serie de obras basadastambién en este libro.

–¿Cuál TOC conocido no trata la obra?

–El del coleccionista, que es el peor de todos, es la persona que junta y junta todo, que no puede tirar nada. En un extremo es uno de los TOC más difíciles de curar.

Sobre el elenco y la obra

  • Actúan en TOC TOC Osqui Guzmán, Claudio Da Passano, Patricia Echegoyen, Malena Figo, Mara Bestelli, Leticia González de Lellis y Juan Grandinetti.
  • La obra es del autor francés Laurent Baffie y fue estrenada en Francia en 2005.
  • Llegó a las salas porteñas en 2010, dirigida por Lía Jelin, hizo temporada de verano en Mar del Plata y ya va por su tercer año en cartel. En Mendoza abre su gira nacional.
  • En 2011 obtuvo cuatro premios ACE. Y en 2012, cuatro premios Estrella de Mar.
  • Fue vista por alrededor de 500 mil personas.

TOC TOC

  • Dirección: Lía Jelin.
  • Género: comedia.
  • Origen: Buenos Aires.
  • Funciones: hoy, a las 21 (agotada).
  • Mañana, a las 21 y 23.15. Domingo 30, a las 20 y 22.15. En el teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).
  • Entradas: $160, $180 y $200