País País
jueves 16 de noviembre de 2017

Las provincias, a un paso del pacto fiscal con la Nación

Las negociaciones están encaminadas, pero aún existen puntos en los que no hay acuerdo. Hoy habrá novedades

Tras una interminable jornada, que arrancó retobada y con oscuras perspectivas, anoche las provincias quedaron a un paso de acordar un nuevo pacto fiscal con la Nación, convenio que le daría vía libre a la reforma impositiva que impulsa el gobierno de Mauricio Macri. En la sede del CFI (Consejo Federal de Inversiones), los gobernadores avanzaron, y mucho, según los participantes, para que hoy el Presidente haga el anuncio del acuerdo como tenía previsto la semana pasada. Todo dependerá de que la Casa Rosada acepte algunos términos que han puesto los estados provinciales.

El principal –más delicado y que aún está en duda– es el de los juicios de las provincias al Estado nacional. La Nación propone bajar todos los juicios en su contra motorizados por las distintas administraciones y que representan unos $350.000 millones. En el caso de Mendoza, son dos en los que espera cobrar unos $8.000 millones.

Pero los gobernadores no quieren saber nada al respecto. En ese grupo quedó el gobernador Alfredo Cornejo, quien una vez más se vio plantado en la vereda de enfrente de sus aliados políticos ante los requerimientos de la Casa Rosada.

Como le ocurrió con el ya finiquitado impuesto al vino, Cornejo se negó rotundamente a bajar los juicios de Mendoza contra la Nación. Su postura es compartida con otros mandatarios provinciales.
El ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, contó a Diario UNO: "La reunión empezó muy dura, pero hicieron unos puntos de modificación, lo llamaron a Rogelio Frigerio y él se llevó la propuesta".
De hecho, el ministro del Interior se presentó en la reunión con los gobernadores y al salir anunció: "Están acordados casi todos los puntos del nuevo pacto fiscal".

Frigerio se animó a decir al respecto: "Soy optimista porque creo que estamos cerca de firmar con los gobernadores. La mayoría está de acuerdo en terminar con la litigiosidad de la política y en que se resuelvan los problemas en una mesa de diálogo, como la que hemos generado en estos casi dos años de gestión".

Sin embargo, el delicado tema de los juicios todavía no está superado: "Quedó para mañana (por hoy) la discusión sobre los juicios cruzados" y remarcó que la idea del Gobierno nacional es lograr un "hecho histórico, y hacer borrón y cuenta nueva".

La validez del optimismo de Frigerio se verá hoy cuando se reúnan los mandatarios, con el ministro del Interior, y con su par de Hacienda, Nicolás Dujovne en el Salón de los Escudos en la Casa Rosada.

Allí se sabrá qué pasa con los juicios. Si no prospera esa opción, todo podría derrumbarse.

En el caso de Mendoza, tiene dos juicios contra la Nación: uno por la incorrecta liquidación de la ANSES (Administración Nacional de Servicios Sociales) en las compensaciones relacionadas con el traspaso al Estado nacional de la desaparecida Caja de Jubilaciones provincial en los años '90 y otro contra la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos).

La Nación ya regularizó con Mendoza la liquidación a la fecha, pero nuestra Provincia reclama en ambos juicios el retroactivo adeudado.

Ingresos Brutos y otros
El tema de los juicios no fue el único a zanjar.

El proyecto de Dujovne propone una baja progresiva del Impuesto de Ingresos Brutos, que en los presupuestos provinciales representa una porción importante de los recursos.

En el caso de Mendoza, de los $78.000 millones que prevé en ingresos y gastos el Gobierno provincial para el 2018, la recaudación de este tributo representa más de $20.000 millones de esa torta.
Sin embargo, los gobernadores afinaron el lápiz y hoy ese tema no sería un obstáculo.

El ministro Garay señaló: "Nosotros estamos de acuerdo con esto, Mendoza va a tener menos recaudación, pero igual ya venimos reduciendo la tasa".

La expectativa es que la baja de Ingresos Brutos les dé un colchón de dinero a los privados que reactive la economía y la inversión, y ese clima favorable se traduzca en mayor recaudación por mayor actividad económica.

Una expectativa que en la teoría es un mandamiento económico, pero en la práctica será un experimento donde habrá que esperar si los resultados prueban esa teoría.

El Fondo del Conurbano
El otro gran punto que las provincias conseguirían a su favor es el conflicto del Fondo del Conurbano Bonaerense. Se trata de una partida de dinero que debía ir la Provincia de Buenos Aires, que ha cobrado durante años de la recaudación nacional. El problema es que siempre le han pagado menos de lo que le corresponde.

Hoy Buenos Aires reclama en un juicio a la Nación, con grandes chances de ganarlo, una suma adeudada de $65.000 millones.

La Justicia podría condenar a la Nación y a las provincias a costearlo. Por esa razón, la Casa Rosada busca con las provincias llegar a un acuerdo y pagar lo que reclama el gobierno de María Eugenia Vidal.

Acordarían abonar $60.000 millones de los que se haría cargo la Nación, exceptuando a las provincias de poner un solo peso.
Fuente:

Más Leídas