Diario Uno País

Será tendencia semestral. Los vehículos son una alternativa de ahorro aceptable, dentro del esquema actual de inflación, y bastante ventajosa en comparación con otro tipo de inversiones.

La venta de 0km creció casi 11% en Mendoza en lo que va del año

Por UNO

Gonzalo Ponceponce.gonzalo@diariouno.net.ar

La venta de automotores cero kilómetro se incrementó notablemente en los primeros cinco meses del año, en comparación con el mismo período del 2012. En Mendoza, la comercialización de estos rodados subió casi el 11% y se perfila que así cerrará el primer semestre.

La desaceleración económica que se nota desde fines del año pasado en varios sectores no parece influir en el rubro automotor. Este fenómeno tiene su explicación lógica: los automóviles cero kilómetro son una alternativa de ahorro aceptable, dentro del esquema actual de inflación, y bastante ventajosa en comparación con otro tipo de inversiones.

Dólares para atesorar no hay, los plazos fijo están diez puntos por debajo de la inflación del 24% o el 25% anual que miden las consultoras privadas y el dólar blue está en baja, con un panorama incierto. En este esquema, la compra de un auto nuevo se ha convertido en la opción más transparente y segura para los que tienen unos pesos pero no les alcanza para invertir en un inmueble o llevar adelante un emprendimiento comercial.

“Comprar un auto cero kilómetro, aun con un plan en cuotas, no es mala opción. Su precio se cotiza entre el 15% y el 20% al año, todavía por debajo de la inflación del 25%, pero por encima de un plazo fijo”, explicó el economista Sebastián Laza. “Hay inversiones, como los fondos comunes de inversión (FCI) o el bono que sacó YPF, que son tanto o más rentables que un 0km. Cuando el auto nuevo sale a la calle pierde un 5% de su valor y después hay que mantenerlo”.

Es cierto que el bono de YPF o un FCI suelen ser más efectivos que un rodado, a la hora de pelear contra la inflación. Pero para el ciudadano de a pie, ese que no entiende mucho de la Bolsa de Valores y desconfía de las acciones y los bancos, invertir en un auto es mucho más simple. “Además es un fenómeno muy argentino: a la gente le gusta comprarse un auto nuevo”, acotó Laza.

El economista Daniel Garro se mostró de acuerdo con el planteo de comprar un auto cero kilómetro para protegerse de los efectos de la inflación. Pero remarcó que de ninguna manera es negocio. “Si la persona se queda con pesos, pierde un 30% en un año. Si compra un auto, va a perder menos. En este caso hablamos de inversiones de corto alcance, pero no de negocios”.

“Es cierto que hay opciones que son más negocio o generan una renta, como los bonos de YPF, aunque en este caso creo que no los van a pagar porque deberían solventarse con recaudación, y como esto no lo van a lograr, van a recurrir a la emisión y a la larga no van a responder”, afirmó el economista.

Luego aclaró: “La tasa de rentabilidad es subjetiva, no es matemática. El pequeño inversor o ahorrista debe preguntarse dónde se siente más cómodo. Por ahí, un bono es más rentable, pero se siente más cómodo con el auto en la cochera de su casa que con un papel en la mesa de luz”.

Jorge Zeitune, titular de la Cámara de Comercio Automotor de Mendoza, coincidió con que la compra de un auto 0km no es negocio pero sirve para mantener el valor del capital lo más cerca de la inflación. En cambio, sí consideró rentable la compraventa de autos usados. “En este caso es más simple: se compra un auto a un precio y se vende a uno superior”, graficó.

El porcentaje de venta de usados sólo creció la mitad en comparación con los autos cero kilómetro (claro que en cantidad de unidades lo supera ampliamente). “Pero las estadísticas oficiales son muy vidriosas”, apuntó Zeitune.

Mucho movimiento también en los usados

Para Jorge Zeitune, titular de la Cámara de Comercio Automotor de Mendoza, los números de la Dirección Nacional de Registro de la Propiedad Automotor que muestran un crecimiento en el porcentaje de la venta de autos nuevos y usados de este año con respecto al 2012 son más que cuestionables.

“No estamos mejor que el año pasado. Esto lo hemos analizado con la cámara nacional y charlado con varios integrantes de la cámara, y vemos que no es así. Los registros muestran patentamientos de autos nuevos y usados, pero no necesariamente significa que los autos se han vendido, principalmente los cero kilómetro”, lanzó.

Luego profundizó: “Muchos concesionarios, para cumplir con los objetivos de venta que les imponen las automotrices, terminan patentando autos cero kilómetro a su nombre para no perder los premios que les otorgan las fábricas; entonces, los patentamientos figuran en las estadísticas, pero en realidad hay un gran porcentaje de autos que no se ha vendido”.

Finalmente dijo sobre los autos usados: “En este sector hay mucho movimiento, uno lo puede ver en los registros cuando va a hacer algún trámite, pero hay que aclarar que nuestra cámara maneja sólo el 35% o el 40% del mercado. El resto se vende de manera informal. Hablo de personas que ponen varios autos en la puerta de su casa con el tarrito en el techo. Esto infla los números de las estadísticas oficiales, pero no significa que el sector comercial automotriz esté creciendo. Lo que sí estácreciendo es la comercialización informal”.

Prudente optimismo“El mes de mayo marcó un nuevo récord histórico en transferencia de vehículos usados en todos sus variables, superando al récord de abril pasado en 9,12 por ciento”, dijo el presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), Alberto Príncipe.

El dirigente empresarial se manifestó “optimista con la marcha del mercado”, aunque mostró prudencia al agregar que, “pese a los volúmenes actuales, que apuntan a superar el mercado extraordinario del año 2011 con más de 1.800.000 vehículos, seguimos siendo cautos y esperamos que finalice junio para tener una tendencia definitiva”.

El informe la CCA consigna que, durante los primeros cinco meses del 2013, las transferencias totalizaron 733.517 unidades usadas, con un crecimiento del 3,90 por ciento con relación al mismo período del año pasado. Pero en Mendoza hubo una desaceleración del -3,30%.