Diario Uno > País

La oposición le pidió al titular del Banco Central que no ceda ante Cristina

BUENOS AIRES, 6 enero (NA) - Todo el abanico opositor respaldó hoy la decisión del titular delBanco Central, Martín Redrado, de negarse a renunciar a su cargo, tal como se lo pidió el Gobierno,

y le recomendó mantener firme la postura de no entregar las reservas para el fondo del

bicentenario.

También coincidieron en que con esta movida oficial se pretende "avanzar" sobre las

instituciones y reclamaron que la remoción del funcionario se encare desde el Parlamento.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, calificó al pedido de renuncia como "otra

desprolijidad política del Gobierno" y exigió que de una vez por todas "se tienen que hacer las

cosas seriamente en este país".

En igual sentido, el diputado nacional Ricardo Alfonsín advirtió que "es gravísimo" el

pedido de renuncia por parte del Gobierno, dado que eso "le corresponde al Parlamento".

También cuestionó que "las instituciones son un estorbo para el Gobierno" y que "en la

Argentina, en donde estamos en crisis, el Gobierno actúa en forma arbitraria y discrecional, sin

respetar las intituciones".

Según Alfonsín, el pedido del Gobierno es "poco serio", al tiempo que señaló que el pago de

deuda con reservas "retrasa inversiones".

Por su parte, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, repudió la actitud de la presidenta

Cristina Kirchner por el pedido de renuncia porque se trata de "una muestra más del avasallamiento

de las instituciones", lo que señaló como "el sello característico del Gobierno".

"Mientras en el mundo se avanza en dotar de mayor autonomía e independencia a los Bancos

Centrales para evitar las crisis financieras, aquí se renuncian a sus autoridades y se intenta

echar mano a sus reservas", criticó Das Neves.

El chubutense opinó que "Redrado no debería renunciar para defender los principios de

independencia del BCRA" y advirtió que "los gobiernos que han tratado de avanzar sobre la autonomía

de los Bancos Centrales, inevitablemente han desembocado en crisis económicas que detienen el

crecimiento y aumentan la pobreza".

El diputado Francisco De Narváez sentenció que "Redrado no debe renunciar, ni debe darle a

los Kirchner las reservas del Banco Central".

"Peligrosamente, una vez más, los Kirchner demuestran su desprecio por las instituciones

poniendo en peligro la estabilidad del país", completó De Narváez.

La diputada Patricia Bullrich señaló que "existe una nueva composición en el Congreso

Nacional y la Presidenta, le guste o no, la deberá respetar, no solo la Carta Orgánica del Banco

Central sino fundamentalmente la Constitución Nacional".

"El presidente del Banco Central no puede ser despedido porque el Gobierno así lo requiere,

solo puede ser removido por el Congreso", recordó.

En tanto, el senador radical Juan Carlos Marino advirtió que el conflicto suscitado a partir

de la decisión del Gobierno de pagar la deuda con reservas y el pedido de renuncia al titular del

Central "amenazan la institucionalidad de la República".

"Frente a la decisión de Redrado de aguardar los dictámenes técnicos sobre la legalidad del

decreto que dispone la constitución del Fondo del Bicentenario, el Gobierno sale alegremente a

pedir la renuncia del Presidente del Central", se quejó.

Otra radical, la diputada Silvana Giudici calificó de "patética la presión de Aníbal

Fernández y Roberto Feletti sobre Redrado". "El DNU es inconstitucional, compromete el futuro de

los argentinos y eso Redrado lo sabe", remarcó la diputada, por lo que sostuvo que el titular del

Central "debe mantenerse firme en no liberar las reservas porque el Congreso va a rechazar el

decreto de la Presidenta".

El diputado radical Gustavo Cusinato señaló que "el pedido de renuncia al titular del Banco

Central es un nuevo atropello a las instituciones de la democracia".

"Le pedimos a Redrado que no renuncie. El Congreso no lo va a dejar en soledad", aseguró el

entrerriano.

Desde el PRO, el legislador porteño Cristian Ritondo opinó que el pedido de renuncia es un

"atropello del Gobierno nacional contra el pueblo argentino".

"Sigue actuando como caudillista, destruyendo y debilitando  notablemente las

instituciones económicas y democráticas de nuestro país, contribuyendo e imposibilitando el

desarrollo de la seguridad juridica", agregó el macrista.

También el presidente del Bloque PRO de la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, señaló que

"Redrado no debe renunciar ni someterse a los deseos de la Presidenta", porque "la Presidenta tiene

unas facultades y el Banco Central otras que le encomendó el Congreso, que está obligado a

cumplir".

Pinedo recomendó a los demás directores del Banco Central "no someterse a los deseos de los

Kirchner por sobre la ley, porque van a incurrir en el delito de incumplimiento de los deberes de

funcionario público".

Desde la izquierda, el líder de Libres del Sur, Humberto Tumini, remarcó que tanto Redrado

como Mario Blejer "son igual de liberales, de la misma escuelita".

"Uno -Redrado- dice que hay que pagar la deuda con ajuste y sin tocar las reservas, el nuevo

-Blejer- acorde al pensamiento del Gobierno, que hay que pagar la deuda con las reservas y buscar,

Fondo del Bicentenario mediante, nuevos créditos, que se pagarán en su momento con ajustes", se

quejó Tumini.

También recomendó a la Presidenta "sacar a los liberales -Amado Boudou, Martín Redrado,

Ricardo Echegaray, Blejer, etcétera- del manejo de la economía".

La dirigente de Vilma Ripoll (MST) y el legislador porteño Marcelo Parrilli también

rechazaron "de plano las medidas del Gobierno nacional hacia el BCRA".

"Nos indigna que los K, y encima en nombre del progresismo, quieran pagar a costa del país

esa monumental estafa llamada deuda externa", cuestionaron.

Asimismo, señalaron que "más allá de quién dirija el Banco Central, lo esencial es impedir

que metan mano a las reservas para beneficiar a los usureros internacionales".

El elegido del gobierno rechazó la oferta de comandar el Central

Mario Blejer, el prestigioso economista y banquero al que el Gobierno le ofreció la

presidencia del Banco Central para reemplazar a Martín Redrado, no aceptó el cargo a raíz de la

situación conflictiva en la que se está desarrollando el pedido de renuncia por parte de la

presidenta Cristina Kirchner y la resistencia del hasta ahora titular de la entidad monetaria de la

Argentina.

Así se lo hizo saber Blejer desde Francia (país en el que se encuentra de viaje) al ministro

de economía, Amado Boudou, en un diálogo telefónico que mantuvieron este mediodía y en el que el

funcionario le hizo la oferta concreta para presidir el Central en lugar de Redrado. Fuentes

cercanas a Blejer le confirmaron esta información en exclusiva a El Cronista.

Blejer se manifestó "extremadamente respetuoso" de la autarquía, la independencia y la

normativa que regula al BCRA a través de su carta orgánica. En esas circunstancias, el BCRA, según

Blejer, "ya tiene su presidente, que es Martín Redrado, y eso me inhibe para considerar la oferta".

Mario Blejer estuvo al frente del organismo durante el Gobierno de Eduardo Duhalde.

La dimisión a Redrado fue solicitada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, por expreso

pedido de la presidenta. Sin embargo, el remplazo del presidente del Banco Central requiere acuerdo

del Senado Nacional. En caso de que el saliente funcionario continúe negándose a dimitir, la única

forma de removerlo es por juicio político.

Por su parte, Blejer estuvo involucrado en un

escándalo de polleras en 2008. Es que se dio a conocer que su ex esposa, la

economista húngara Piroska Nagy, mantuvo una relación con Dominique Strauss-Kahn, director del

Fondo Monetario Internacional.

El jefe de Gabinete, había asegurado esta mañana que " no debiera haber ningún chisporroteo"

en la liberación de reservas del Banco Central (punto álgido de la relación entre Redrado y

Cristina) para pagar compromisos externos, porque "acá la única que toma las decisiones es la

Presidenta de la Nación". Es que Redrado se niega a liberar los fondos que Cristina le ha

solicitado para saldar la deuda.