País País
miércoles 03 de enero de 2018

La médica que murió al caer en parapente no llevaba todos los elementos de seguridad

El instructor se lo habría confesado al padre de la mujer que cayó de unos 120 metros de altura en Tucumán.

El instructor que acompañó a la médica tucumana que murió tras un vuelo en parapente admitió que "no le colocó las perneras" a la joven, un dispositivo de seguridad que sujeta las piernas del pasajero, afirmó el padre de la joven tras reunirse con el guía.

"Ayer tomé valor y fui a reunirme con Ariel Salazar, el instructor. Le pedí, como padre, que reconociera el accidente y se retractara de las barbaridades que dijo en un primer momento, porque le está haciendo mucho daño a mi familia", contó a Télam Juan José Vargas, padre de la víctima.

Vargas hizo referencia así a las versiones que trascendieron de que la joven había sufrido un "ataque de pánico durante el vuelo, por lo que presionó un dispositivo que provocó el desprendimiento de su equipo".

"Todos podemos cometer un error, por eso le dije que lo perdonaba y que entendía que no tuvo la intención de asesinarla, pero que era responsable y se tenía que hacer cargo de su muerte", continuó.

Además pidió a Eduardo Deheza, instructor que volaba en otro parapente detrás de la médica al momento del incidente, "que declare lo que pasó", porque pudo ver cuando su hija cayó.

Vargas opinó que la organización de Loma Bola Parapente, el lugar desde donde despegó la joven, "tiene también gran parte de la responsabilidad, ya que no cumple con las medidas de seguridad necesarias para realizar ese tipo de actividades".


Fuente: Télam

Más Leídas