País Jueves, 8 de agosto de 2013

La esperanza no se pierde en Rosario: "Hasta no sacar el último ladrillo, tendremos expectivas"

Lo afirmó el comisario de la Policía Federal Angel Poidomani, a cargo de uno de los grupos de rescatistas que trabajan en Rosario en busca de los 11 desaparecidos.

"Las expectativas se mantienen hasta el último momento. Hasta que no saquemos el último ladrillo, siempre vamos a tener expectativas de encontrar gente con vida. Para eso somos un grupo de rescate y la esperanza siempre se tiene", afirmó el comisario de la Policía Federal Angel Poidomani, a cargo de uno de los grupos de rescatistas que trabajan en Rosario en busca de los 11 desaparecidos.

En declaraciones periodísticas, el bombero destacó el trabajo coordinado con zapadores y voluntarios de Rosario y otras fuerzas locales "en el segundo subsuelo". "El trabajo en el lugar es quirúrgico y lleva mucho tiempo. Es un esfuerzo muy grande y la tarea es muy delicada. Este es un panorama parecido o similar al que vivimos en la Embajada de Israel o en la Amia", sostuvo el rescatista.

Poidomani contó el grupo a su cargo trabaja con una sonda de fibra óptima que tiene un alcance de cinco metros, con una cámara video y una lámpara LED de iluminación y otra con un dispositivo para captar sonido y movimiento. El comisario fue cauto al evaluar los resultados. "Cuando se trabaja con estos equipos hay que filtrar los ruidos porque hay mucha contaminación. El aparato y los perros pueden marcar algo y después de varias horas de trabajo no se llega a nada", agregó.

"Aún no pudimos acceder al lugar que nos podría dar alguna certezas de que podría haber alguna persona. Son nueve pisos de un edificio que quedaron compactos en cinco o seis metros de altura. Acceder hasta el centro de ese montículo es muy difícil", añadió.

Fuente: La Capital de Rosario