Diario Uno País

El hombre de San Martín lleva casi cinco años en la búsqueda de su familia de sangre.

La dramática historia de Daniel, que está tras los pasos de su madre biológica desde hace 4 años y medio

Por UNO

Por Enrique Pfaabpfaab.enrique@diariouno.net.ar

Lleva 4 años y medio buscando. Daniel Dante Galdame nació en setiembre de 1967. Hasta 2009 creyó que era hijo único de Ruth Marcela Monona López y de Atanasio Galdame. Pero no era así. Ruth, antes de morir en enero de ese año, le contó que lo habían retirado de una maternidad de San Martín. Desde ese momento busca incansablemente sus orígenes y se ha encontrado con varios obstáculos impensados y con mucha gente que también busca a su familia de origen.

“Si sos una mujer que tuvo familia en esa época, el 10 de setiembre de 1967 aproximadamente. Si te preguntaste si tu hijo realmente murió, como quizás te dijeron, o si simplemente lo diste. Quizás ese bebé sea yo. Quiero que sepas que pienso en vos y te quiero conocer. Soy la persona que te busca para saber qué pasó y cerrar esta historia. Tal vez podamos tener una nueva oportunidad”, dice Daniel, emocionado.

Esa búsqueda incansable produjo algunos resultados y varias frustraciones. El hombre pudo establecer que nació entre el 9, el 10 o el 11 de setiembre de ese año 67 en la maternidad que estaba en la calle Arjonilla, de San Martín. Que la partera fue una mujer de apellido Casagrande de Negri, quien firmó una partida de nacido vivo, pero que allí pusoque los padres de Daniel era la pareja que, en realidad, lo adoptó.

De eso no hay duda. Lo dijo la madre “del corazón” de Daniel, como el mismo la llama, y su “tata”, como nombra a su padre adoptivo, que hoy tiene 94 años. También lo testimonian algunos familiares y vecinos, entre ellos su madrina Jorgelina Coque, que lo amamantó durante el primer año. “Ella es mi madre de leche”, afirma Daniel.

Con enorme paciencia “y gracias a muchas personas que me dieron una mano, como la Defensoría Civil, la directora del Registro Civil, el director del hospital Perrupato, personal del Archivo General, compañeros, amigos y vecinos” el hombre logró tener un registro de todos los nacimientos registrados en la provincia en esos días. Ubicó a cada una de esas personas y habló con ellas, con la esperanza de que alguien tuviera algún dato. No fue así.

También Daniel Galdame se topó con algunos inconvenientes. “Si yo hubiera nacido entre el ‘75 y el ‘82, sería simple hacerme un ADN y que se cotejara con familiares de desaparecidos. Pero como nací muchos años antes no hay posibilidad de hacerlo, salvo una medida judicial fundada y no hay un banco de ADN en donde cotejar mi identidad”, cuenta.

A lo largo de esta búsqueda también Daniel se llevó una sorpresa: “Son miles de personas, dentro y fuera de la provincia, que también buscan a su familia de origen y que, como yo, no tienen un organismo adónde recurrir”.

Su madre de crianza le dijo: “A vos te trajeron en un bolsito”. Su tata le contó: “El día que te fui a buscar fui muy feliz. Te he dado todo y te lo seguiré dando hasta que me muera”.

Daniel tiene algunos datos difusos sobre su mamá de sangre. Sería una adolescente de buena familia que quedó embarazada. Sus padres ocultaron ese embarazo y arreglaron todo para que el niño fuera entregado apenas nacido. Eso le dijeron.