País Jueves, 25 de mayo de 2017

La causa Ciccone lleva a Boudou, ex vice kirchnerista, a otro juicio oral y público

Está acusado de haberse quedado con la imprenta que, contratada por el Estado nacional, emitía los billetes oficiales. Hay otros 5 imputados, entre ellos, un socio y amigo.

El ex vicepresidente Amado Boudou será sometido a juicio oral y público en la causa en la que se lo acusa de haberse quedado con la imprenta de billetes Ciccone Calcográfica mientras era ministro de Economía.

El ex funcionario estará en el banquillo junto con otros cinco imputados por el juez federal Ariel Lijo, quien resolvió elevar el caso a juicio tras rechazar una serie de planteos de nulidad presentados por las defensas de los acusados y dar por clausurada la investigación.

Boudou ya está siendo juzgado en una causa en la que se lo acusa de insertar datos falsos en la compra de un automóvil, pero el caso Ciccone lo pondrá por primera vez en el banquillo bajo la acusación de concreta de corrupción.

El juicio oral y público tendrá como objetivo determinar si se apropió de la imprenta de billetes a través de testaferros, como Alejandro Vandenbroele. También serán acusados durante el debate oral el amigo y socio del ex vicepresidente José María Núñez Carmona y el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía durante la gestión Boudou y ex representante argentino ante el Banco Mundial, Guido Forcieri.

Los otros juzgados serán Nicolás Ciccone, miembro de la familia que se desprendió de la empresa que imprimía billetes, y el ex funcionario de la AFIP Rafael Resnick Brenner.

La causa investiga la adquisición fraudulenta de la empresa quebrada y monopólica Ciccone Calcográfica con el fin último de contratar con el Estado nacional la impresión de billetes y documentación oficial", resumió el juez Lijo en su fallo.

"Los imputados no pudieron haber desconocido la maniobra que se les reprocha, situación que ha quedado descartada por las constancias agregadas en autos, que permiten tener por acreditado prima facie el conocimiento en la contratación irregular que se llevó a cabo, máxime si ellos eran los propietarios de la compañía", sostuvo el magistrado.

"La maniobra se habría conformado mediante la connivencia de acciones entre el autor directo y los aquí partícipes -Núñez Carmona y Vandenbroele- que sí conocían que la empresa le pertenecía a Amado Boudou", remarcó el juez.

La compra de Ciccone Calcográfica por parte de la firma The Old Fund -encabezada por Vandembroele- se produjo en 2010, cuando Boudou era ministro de Economía. La empresa pasó a llamarse Compañía de Valores Sudamericana.

Boudou fue procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública porque la Justicia cree que estuvo detrás de la transacción a la vez que controlaba la Casa de la Moneda, que fue la que contrató a Ciccone para imprimir billetes.

Investigado por enriquecimiento ilícito y dádivas

La causa judicial contra Boudou se inició en 2012, cuando la ex esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, confirmó durante una entrevista radial que el padre de sus hijas era el testaferro de Boudou.

Pero sobre el ex vicepresidente pesan otras investigaciones: una de ellas es la que tiene el juez Lijo por presunto enriquecimiento ilícito y en la cual en los próximos días se prevé que sea entregado un peritaje de los expertos contadores de la Corte Suprema con resultados poco favorables a Boudou.

Además es investigado por dádivas al haber viajado en 2011 a un acto político en Necochea, primero en un avión de una firma privada y luego en un helicóptero, este último de una empresa proveedora de servicios del Estado.

Complicado. Una de las acusaciones contra Boudou es que habría frustrado, mediante gestiones, una serie de créditos para que la Casa de la Moneda se hiciera de máquinas modernas para la impresión de billetes, permitiendo así el desembarco de la ex Ciccone en el negocio.

Por Papel Prensa fueron confirmados los sobreseimientos

La Cámara Federal porteña confirmó los sobreseimientos de los principales directivos de Clarín y La Nación en la causa que investiga la transferencia de acciones de Papel Prensa durante la última dictadura cívico-militar.

La decisión tomada por los camaristas Jorge Ballestero y Leopoldo Bruglia alcanza al CEO de Clarín, Héctor Magnetto; la dueña del grupo Ernestina Herrera de Noble, y al directivo de La Nación, Bartolomé Mitre.

En el expediente se investigó si la venta de las acciones de Papel Prensa, fue una apropiación.

Más noticias