Diario Uno > País

La Asamblea Universitaria vota el lunes la reforma del estatuto

Por Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

El lunes próximo, la Asamblea Universitaria de la UNCuyo decidirá si reforma o no su estatuto para permitir la elección directa del rector y el vice, ampliar de tres a cuatro años el mandato de gestión de los rectores y decanos de esa casa de estudios, y aumentar de uno a dos años el período de los consejeros estudiantiles, los egresados y el personal de apoyo académico que integran los consejos directivos de cada facultad y el Consejo Superior.

Además, la reforma pretende incorporar al estatuto la visión estratégica diseñada para alcanzar objetivos educativos hasta el 2021 y transferir conocimientos hacia la comunidad. Prevé dar mayores atribuciones al funcionamiento del Consejo Superior para dictar normas y designar colaboradores.

A partir de las 8.30, el cónclave de 185 miembros de la Asamblea Universitaria –máxima autoridad de la UNCuyo en la toma de decisiones– votará en primer término la pertinencia de la reforma, es decir, si es necesaria o no en este momento.

Una vez pasada esta instancia, cada claustro universitario –los docentes titulares y adjuntos, los alumnos, los egresados, el personal de apoyo académico, auxiliares, los decanos de las 11 unidades académicas, y el rector y el vice actuales– expresará su posición respecto de la propuesta de modificación.

Se descuenta que los cambios serán aprobados por amplia mayoría a pesar de las insistentes críticas que recibió el proyecto oficial, encabezado por Arturo Somoza (ver aparte).

En qué consiste la reformaLa elección del rector se hace hasta ahora de manera indirecta, ya que cada claustro elige sus representantes o consejeros, que con los decanos de las 11 facultades suman en total 185 funcionarios que conforman la Asamblea Universitaria.

En este ámbito, los miembros votan al rector y el vicerrector por separado.

Actualmente, cada claustro universitario no tiene el mismo peso a la hora de ponderar los votos. Por ejemplo, el de los docentes titulares significa el 28%de la Asamblea y el de los profesores adjuntos, el 14%, mientras que los estudiantes son el 24%, aunque en números absolutos son mucho más que los profesores.

Con la reforma, los 50 mil integrantes de la UNCuyo podrán sufragar directamente la fórmula para rector y vice, de igual modo que se elige al gobernador de la provincia. Pero con la salvedad de que cada claustro conservará la misma proporcionalidad de votos, por eso se llama voto directo ponderado.

Esta es una de las principales críticas de los estudiantes, porque, si bien ya no será necesario delegar su opinión en representantes que luego podían cambiar la dirección política del voto al momento de elegir rector, ya que la elección era secreta, siguen sin tener protagonismo a la hora de decidir rumbos en la universidad.

Desde Buenos Aires, y luego de ser designado como nuevo presidente del Consejo Interuniversitario Nacional, el rector Somoza defendió el proyecto de reforma que será puesto a consideración el lunes y dijo: “De este modo, la participación de los miembros de la universidad es más amplia”.

También recalcó que prevé una segunda vuelta en las elecciones en caso de que la fórmula más votada no haya alcanzado más del 50% de los sufragios, como también el rol más ejecutivo que tendrá el Consejo Superior de la UNCuyo.

Somoza empezó con la campaña para la reforma a fines de diciembre, en la última sesión del Consejo Superior, celebrada en el Instituto Balseiro, y a través de los medios de comunicación universitarios, como la página web.

En esta plataforma, el rector se ha despegado explícitamente de las sospechas que indican que la rápida puesta en discusión de la reforma tiene que ver con un propósito reeleccionista de su equipo. “Encaramos la reforma porque vimos la oportunidad política de hacerlo”, dice el rector en un video.

Críticas al proyectoTanto desde la FADIUNC como desde los centros de estudiantes de diversas facultades afirman que la reforma del estatuto es necesaria porque, efectivamente, debe ser más democrática y transparente la elección de las autoridades.

Sin embargo puntualizan que la reforma propuesta por el rector Arturo Somoza no es la que la universidad necesita para mejorar institucionalmente.

Cristina Romagnoli, secretaria general de la FADIUNC, explicó que “una marca impresa de la reforma universitaria del año 1918 fue el cogobierno, pero pasaron los años noventa por esta universidad y ahora se piensa en un estilo de conducción más presidencialista, con un órgano legislativo más distante”.

De este modo, para Romagnoli, crece la concentración del poder en los ámbitos ejecutivos. “¿En qué se puede ver esto? El estatuto vigente prevé dos reuniones mensuales del Consejo Superior y los consejos directivos, mientras que el proyecto solo dispone una”, dice la dirigente.

Otro aspecto importante es que la representación de los docentes no es totalmente democrática ya que deja a los docentes de Deportes, de los colegios de la UNCuyo y de organismos artísticos, como la Orquesta, fuera del derecho a voto.

“De 5.000 docentes en total, estamos hablando de 1.500 personas. Y esto lo hemos dicho, pero no hay respuesta”, agregó.

Por su parte, desde los centros de estudiantes de Medicina, Economía, Filosofía y Letras, y Ciencias Políticas coincidieron en destacar lo bueno de la elección directa, pero rechazaron que el voto de los estudiantes sea ponderado de igual modo que en la elección indirecta y que no exista ningún punto para analizar la revocación del mandato de autoridades.