Diario Uno País

La Policía de Misiones sigue la presunta relación de la muerte de dos jóvenes de 15 y 17 años que aparecieron con signos de haber recibido tiros en la cabeza, en una vivienda de la ciudad de Posadas, con un siniestro ritual.

Investigan un macabro rito umbanda detrás de dos muertes en Misiones

Por UNO

La Policía de Misiones investiga la presunta relación de la muerte de dos jóvenes de 15 y 17 años que aparecieron con signos de haber recibido tiros en la cabeza, en una vivienda de la ciudad de Posadas, con un rito umbanda.

El hecho se conoció cuando un hombre que se desempeña como bombero en la Policía provincial llegó a su domicilio del barrio Moten y se encontró con el terrible cuadro.

Su hijastro Rubén y su sobrino Joaquín yacían muertos con sendos disparos en la cabeza.

Mientras se intentaba recabar testimonios que indiquen las causas del aparente crimen y suicidio, vecinos hablaron de conflictos familiares y extraños ritos en torno a la casa.

"Era una familia muy conflictiva, y el que sufría todo eso era este muchacho bombero (policía) quien hacía lo imposible por mantener unida a su gente. La dueña de la casa (abuela de "Chino") no estaba porque se había ido a Buenos Aires a visitar a una hija con cáncer", explicó una vecina quien pidió reservar su identidad al sitio Misionesonline.

En tanto, otra vecina llamada Marité mantuvo la tesis del rito umbanda al aseguró que "siempre veía velas encendidas en los alrededores de la casa y escuchaban música en portugués", al relacionar el idioma oficial de Brasil a la circunstancia de que en ese país alcanzan mayor difusión los cultos afrobrasileños.

"Aparentemente no había razón para que uno intente matar al otro, solo por eso la cuestión umbanda no es descabellada", afirmó una fuente ligada a la investigación al mismo medio.

El rito umbanda surgió en 1930 en la localidad de Niteroi, cerca de Río de Janeiro, como un culto que toma elementos africanos, amerindios y cristianos, además de otros surgidos desde el espiritismo.

El término umbanda proviene de la lengua bantú, siendo su raíz el término umbanda, con el cual se designaba a los hechiceros o jefes de culto de dichas tribus.