Diario Uno País

La Justicia investiga presuntos pagos truchos por $195 mil. Dos sospechados aún trabajan en la comuna de Tunuyán.

Impactó la pesquisa que salpica al radical Eduardo Giner

Por UNO

Por Alejandra Adiadi.alejandra@diariouno.net.ar

En este departamento se concentra una de las noticias políticas más trascendentales de los últimos tiempos: la investigación judicial por malversación de caudales públicos, por más de $195.000, de la que son sospechosos el ex intendente Eduardo Giner y ex funcionarios suyos.

La declaraciones ante la Justicia de Francisco Romero –un jubilado de San Carlos a quien le usaron su identidad para justificar trabajos por esa fuerte suma de dinero– causaron sorpresa en la sociedad.El Primer Juzgado  de Instrucción de Tunuyán investiga las responsabilidades penales de personas cuyas firmas aparecen en certificados, cheques o recibos emitidos durante 2009 y 2011. En el lote de sospechosos se encuentran dos  empleados que hoy continúan ejerciendo labores dentro de la comuna.

Además del radical Giner, la mayoría de los ex funcionarios implicados ya están desafectados de la función pública que hoy dirige el justicialista Martín Aveiro, debido a que sus puestos eran políticos.

“Nosotros, como municipio, aportamos los datos que requirió la Justicia, y dejaremos que ellos investiguen la implicancia de todos los afectados. Sólo controlaremos que quienes son hoy nuestros empleados hayan  cumplido y estén cumpliendo con su trabajo correctamente”, explicó Alejandro Jardón, director de Asesoría Letrada de la Municipalidad de Tunuyán.

Desde esa área se colaboró con la investigación, según requirió la Segunda Fiscalía de Instrucción Correccional y Civil en noviembre de 2012, luego de que Romero –de 72 años– denunciara que habían usado su nombre  para emitir facturas y cobrar cheques por trabajos que él nunca realizó. A partir de la documentación se comprobó fehacientemente la realización de 25 cheques por trabajos viales a su nombre, los cuales requirieron de una  inversión que asciende a los $195.265.

A pesar de estar bajo secreto de sumario, la investigación despertó grandes inquietudes con respecto a la metodología llevada adelante para realizar el supuesto fraude, como fue la inscripción de Romero en la AFIP, con la  utilización de todos sus datos personales.

Con respecto a los supuestos robos de identidad ante la Administración Federal de Ingresos Brutos, el titular en Mendoza, Carlos Leturia, explicó: “No tenemos cómo detectar si hay connivencia entre la persona que cede sus  datos y quien se los utiliza, o si hubo robo de identidad. En el caso que así sea debe actuar la Justicia, luego de la denuncia correspondiente”.

Francisco Romero, quien ha trabajola mayor parte de su vida como agricultor y como productor de aromáticas, descubrió que habían usado sus datos personales cuando recibió en su casa un aviso para que pasara a cobrar  su factura por la Municipalidad de Tunuyán.

El cheque a cobrar había sido el último de los 25 efectuados en el lapso de tres años, por un valor cada uno menor a $10.000 justificando trabajos viales con maquinarias y  cuadrillas de las que este jubilado sancarlino no tenía conocimiento.

El expediente número 48.617/2 continúa bajo secreto de sumario dictado por el juez Oscar Balmes y sometido a las investigaciones pertinentes por la fiscal Carla Cruzado, quien ayer estuvo de licencia debido a un asunto  particular.