Diario Uno País

El kilo del más barato alcanza a costar $15 y la docena de tortitas, $23,50. En lo que va del año, el alza llega al 60%. Así, Mendoza equipara el valor con otras provincias, como San Luis, Santa Fe y Córdoba.

Hoy vuelve a subir el pan y es el cuarto aumento en seis meses

Por UNO

Laura Zuliánzulian.laura@diariouno.net.ar

El precio del pan vuelve a aumentar, el 10%, hoy en la provincia y suma así su cuarta alza en lo que va del año. En total subió el 60% en el 2013 y, en comparación con junio pasado, el consumidor debe desembolsar más del doble de lo que pagaba antes por la misma cantidad del producto. En Mendoza está más barato que en San Juan, pero al mismo nivel que en otras provincias del resto del país, como San Luis, Córdoba y Santa Fe.

El precio sugerido por la Asociación de Panaderos para el kilo del más barato es de $13,60, aunque, en los hechos, muchas panaderías lo venden a $14 o $15. La docena de tortitas les costará a los consumidores $23,50.

En enero, apenas comenzaba el 2013, los industriales le pusieron un incremento del 25% al precio del pan. Más tarde, en mayo subió en dos oportunidades: una vez el 12% y la otra el 15%. Y ahora lo volvieron a aumentar, el 10%, lo que dejó al kilo de pan más barato al borde de los $15.

La clave de las subas en esta situación está puesta en el aumento del precio de la harina. La cuenta es simple: sube este polvo y lo mismo hacen todos los productos que lo llevan. Diario UNO realizó un sondeo en distintas panaderías del país con el fin de saber en dónde están paradas las panificadoras locales. El kilo más caro lo tiene Capital Federal, donde oscila entre los $18 y los $20 y los aumentos se registraron la semana pasada.

Casi como si lo hubieran coordinado con Mendoza, en Córdoba subieron el precio ayer. Allí, el kilo cuesta $16, dos pesos más que en nuestra provincia. Los cordobeses no escapan a los problemas para conseguir harina. De acuerdo con lo que contó Victoria, de Panadería Cascone, el mes pasado no lograban dar pie con este producto. “Las ventas bajaron mucho en los últimos 30 días. El cliente viene a consultar, pregunta cuánto cuesta y no  compra”, dijo.

En San Luis, los panaderos incrementaron el costo del pan para el público el mes pasado. Allí, comprar un kilo le demandará al consumidor entre $14 y $16, una cifra equivalente a las de Córdoba y Mendoza. Según Federico,  de Panadería Migas, el cliente que antes se llevaba una docena de facturas ahora sólo se va del negocio con la mitad. También en la zona Centro del país, en Santa Fe, este producto llega a los $16.

La única excepción a la media general de las provincias consultadas es San Juan. Allí, el kilo cuesta $12 y los panaderos dijeron que pagan la bolsa de harina a $250, mientras que las demás la compran a $270 y tienen el pan a precios mucho mayores, por lo que la rentabilidad para los de la tierra de Gioja esmenor que para el resto.

Carlos Campos, de la Asociación de Panaderos de Mendoza, dijo que el principal problema que tienen es el de la reposición. Esto significa que no saben a cuánto van a pagar mañana la harina. “Esperamos que haya un freno. Queremos ser optimistas, porque no podemos ni siquiera hacer un análisis de los costos que tenemos si cada 15 días debemos subir los precios”, sostuvo. Agregó que para ellos no es un negocio tener que incrementar el valor de la venta al público, porque los consumidores tienen los mismos ingresos y cada vez menos poder adquisitivo.

“En los últimos 90 días tuvimos una merma de hasta el 25% en la rentabilidad”, aseguró.

Llamaron a no comprar

La organización social Barrios de Pie convocó a realizar un boicot al pan. A través de las redes sociales y de distintos medios de comunicación le pidió a la población que no compre en las panaderías hasta el sábado. 

“Pasemos de la queja a la acción”, dice el lema que este grupo hizo público y bajo el cual llamó a los consumidores de Mendoza a realizar una participación activa frente al aumento.

Para los militantes, este tipo de acciones da buenos resultados y ya se probaron antes con otros productos que tuvieron subas intempestivas en otras épocas del año, como sucedió con el caso del tomate, que fue con uno de los cuales se puso a prueba la unión de los compradores para no ser partícipes ni rehenes de esas subas.

Le dicen no a la harina

Frente a la suba de la harina, la Asociación de Panaderos de Rosario llamó a todos los fabricantes a no comprar ese producto durante esta semana, a modo de protesta.

Gerardo Di Cosco, al frente de esa agrupación, dijo que en el último mes y medio tuvieron un incremento de más del 100%.

“Nunca estuvimos tan mal como ahora, ni en las peores épocas del país. Nunca vivimos esta situación de no saber cuánto vamos a pagar una bolsa de harina ni tampoco de tener que pensar en suspender personal”, comentó Di Cosco. Para él, falta que el Estado intervenga, porque el consumidor va a comprar con la misma plata pero paga más caro. De acuerdo con sus cálculos, con una bolsa de harina a $250, el kilo de pan debería costar $18,70.