Diario Uno > País

Hay dos candidatos para presidir el Partido Demócrata

Contrarreloj, los principales dirigentes del Partido Demócrata (PD) están intentando por estas horas alcanzar una lista de unidad para elegir a sus nuevas autoridades partidarias sin tener que dirimir la disputa en una elección interna, que está prevista para abril.

Hasta ayer eran dos los candidatos que asomaban con posibilidades de quedarse con la presidencia a través de un acuerdo, cuestión que debería quedar definida antes de mañana. Ya que ese día vencerá el plazo de presentación de las listas para la pelea interna, que está pautada para el 7 de abril.

Por un lado, el diputado nacional Omar De Marchi está buscando imponer la candidatura de Richard Bataggión como presidente partidario, mientras que, por el otro, el legislador nacional Roberto Pradines está intentando no sólo obtener el respaldo de De Marchi, sino que también negocia con el oficialismo del PD, encabezado por el actual presidente Andrés Grau, para ser señalado como la figura de unificación.

“La verdad es que todos estamos tratando de buscar un acuerdo y ninguno de los dirigentes que está en la negociación habla de otra cosa. Pero todavía está todo muy difícil”, confió a este diario uno de los gansos que protagoniza la rosca en su partido.

Pradines parece tener la llave para destrabar o no la negociación. Dueño de los votos demócratas de Guaymallén, es el dirigente que hoy por hoy ostenta el mayor peso territorial interno. Hace pocos días presentó casi 3.500 fichas de afiliación sólo de su departamento, casi las mismas que lograron sumar el resto de los dirigentes en la provincia.

El diputado nacional, que fue electo en 2011 luego de haber cerrado un acuerdo con los Rodríguez Saá, apunta a que De Marchi lo respalde como candidato. Algo que no ocurre por ahora: el lujanino ya presentó públicamente a Bataggión como su postulante y negocia para que sea erigido presidente también con el respaldo del oficialismo partidario.

Este último punto también asoma como imposible. Grau rechaza a Bataggión y le reprocha su paso por la Fundación Pensar, la usina política del PRO a nivel nacional, que fue presidida por éste hace algún tiempo. “Es imposible que lo aceptemos como candidato, estuvo a cargo de una fundación que representa a otro partido”, desestiman en el entorno de Grau las chances de Bataggión.

Pradines está al tanto de eso y hace su juego. Sin su respaldo, la posibilidad de que De Marchi se imponga en la interna es mínima y entre hoy y mañana tiene previsto reunirse con el sector oficialista para llegar a un arreglo.

Quién negocia con el PROLa pelea por la presidencia, y sobre todo por el control de la Convención, definirá no sólo las candidaturas para las elecciones de octubre, sino también si los gansos harán o no alianzas electorales. Algunos quieren fusionarse con el PRO de Macri y del otro lado apuestan por un PD “puro”. También está la idea de repetir la alianza electoral de 2011 con el Peronismo Federal de los Rodríguez Saá.

En la definición de la presidencia se juega también quién negociará con el PRO, un rol que De Marchi entiende que le pertenece. Pero del otro lado apuestan a que no sea así: Andrés Grau se entrevistó con el legislador macrista Francisco Quintana, el negociador de Macri en Mendoza, y se apuró a emitir un comunicado en el que aseguró que los acuerdos con el PRO se realizarán “de manera institucional y no a través de personas”.