Diario Uno > País

Fuerte temporal causó destrozos en cinco provincias argentinas

Un fuerte temporal de lluvia, viento e incluso granizo causó destrozos en varias zonas de lasprovincias de Chaco, Corrientes, Santiago del Estero, Misiones y Entre Ríos, con voladuras de

techos, cortes de luz, anegamiento de calles y caída de árboles.

El temporal descargó casi 200 milímetros de agua en Resistencia, en medio de ráfagas de

hasta 95 kilómetros por hora y más de 170 personas tuvieron que ser evacuadas, según dijeron

autoridades del Comité de Emergencia Hídrica de la capital chaqueña.

La tormenta que se abatió esta madrugada provocó voladuras de techos, la caída de más de un

centenar de árboles y una cantidad similar de postes de energía eléctrica, además de anegamientos

de calles en la ciudad.

El meteoro afectó también a la vecina provincia de Corrientes, a Santiago del Estero y

Misiones, donde el viento causó daños en la infraestructura eléctrica en Posadas.

En el pueblo santiagueño de Malbrán, en tanto, al menos cinco viviendas se quedaron sin

techo en medio de un vendaval que duró alrededor de 20 minutos.

La tormenta se registró ayer y dejó también como saldo un colegio totalmente dañado, una

camioneta y un camión volcados sobre la ruta 34 y la mayoría de los árboles y postes de tendido

eléctrico caídos, según indicó en su edición de hoy el diario El Liberal, de Santiago.

Tras el paso del temporal se registraron inconvenientes en el suministro de energía

eléctrica en esa localidad del sur del territorio santiagueño.

El comisionado municipal local, César Lobos, señaló que la tormenta parecía "interminable" y

agregó: "Fue como si el viento golpeara en dos partes: primero vino una fuerte ráfaga y a los pocos

minutos se vino otro. Fue realmente fuerte y daba mucho miedo."

Una camioneta que circulaba a unos tres kilómetros de Malbrán terminó volcada, al igual que

un camión que tenía como destino Tucumán y los muebles que transportaba quedaron desparramados

sobre la ruta 34.

En los dos accidentes, los tripulantes sólo recibieron algunas lesiones leves, según se

informó. Entre Ríos también sufrió los embates del meteoro, que se desplazó por la franja este del

territorio nacional de sur a norte, y allí se registraron voladuras de techos e incluso caída de

granizo, como en la localidad de Crespo y sus alrededores, en

el oeste provincial.

En la capital entrerriana, Paraná, donde cayeron 60 milímetros de lluvia, se inundaron

viviendas, cayeron árboles y se derrumbó un paredón, con 25 familias afectadas.

En tanto, en Victoria al menos dos casas perdieron el techo y en Concepción del Uruguay, en

el este provincial, la céntrica plaza Francisco Ramírez quedó cubierta de ramas. La mayoría de las

personas evacuadas en Resistencia son vecinos de barrios periféricos, donde el vendaval causó daños

en las modestas viviendas.

La tormenta, que se inició cerca de las 2:00 de la madrugada, provocó el corte de las

comunicaciones telefónicas y el del sistema eléctrico, lo que trajo aparejado que varias calles

terminen anegadas porque no funcionaban las bombas de escurrimiento hacia las lagunas que rodean a

la ciudad.

La situación comenzó a mejorar a partir de las 7:00, cuando se logró que las bombas

empezaran a operar.

Las ráfagas de viento provocaron la voladura de los techos de la mayor parte de los barrios

elaborados a través del FONAVI en las zonas de San Cayetano, Provincias Unidas y Santa Inés, además

de derribar al menos 110 árboles y un centenar de postes de electricidad, telefónicos y de los

servicios de televisión por cable.

La tormenta también causó serios inconvenientes en la vecina ciudad de Corrientes, donde las

autoridades municipales iniciaron un "plan de asistencia y contingencia" para actuar en los barrios

más afectados.

Unos 60 kilómetros al sur, en la localidad de Empedrado, las ráfagas de viento causaron daños

en un 90 por ciento del casco, según informó Radio Sudamericana.

Uno de los inmuebles afectados, el edificio del Registro Civil local, sufrió la voladura del

techo y se rajaron las paredes, por lo que una importante cantidad de documentos que iban a ser

entregados terminaron mojados.