Diario Uno > País

Familiares de víctimas celebran las sentencias a los represores

Por Carina Luz Pérezperez.carina@diariouno.net.ar

Los familiares de las víctimas de la dictadura militar celebraron las condenas a los 10 acusados de delitos de lesa humanidad, en el contexto de genocidio que dictó el Tribunal Oral Federal Nº1, pero protestaron un poco por las sentencias sin prisión perpetua a tres de los juzgados (Dardo Migno, condenado a 14 años, Ramón Puebla a 18 y Fernando Morellato a 5).

En este último caso, fue en el que más se notaron las disconformidades, ya que entienden que existen pruebas suficientes para aplicarle una pena mayor.

Pablo Salinas, abogado querellante en la causa y parte del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, adelantó que apelará en la Cámara de Casación las sentencias de quienes no recibieron prisión perpetua.“Condenar a Morellato a 5 años de prisión por torturas es irrisorio, pero esto pasó también en el primer juicio, cuando absolvieron a Paulino Furió, y luego apelamos y Casación lo condenó. Igual tenemos una enorme sensación de Justicia porque todos fueron condenados”, expresó Salinas.

Al término de la lectura de la sentencia, los familiares de las víctimas de violaciones a sus derechos celebraron, pero solicitaron recuperar los cuerpos de sus afectos.

Margarita Barrera Oro –a los 81 años, mamá de Jaime, que lleva más de 30 años desaparecido– expresó su disgusto porque cinco de los condenados permanecerán en prisión domiciliaria: “Ellos no tuvieron ninguna contemplación con nuestros hijos torturados. A mi hijo, que era médico recién recibido, lo secuestraron en Palermo, Buenos Aires y nunca más supimos de él. Ahora tenemos que pedir que nos digan qué hicieron con ellos”.

Mientras, Ángela Urondo Raboy, la hija de Paco Urondo y Alicia Raboy, festejaba doblemente: por un lado, por la justicia lograda y por otro, porque hace días recobró su identidad, ya que tiene su nuevo DNI con su nombre verdadero.

“Estoy muy feliz, dando los primeros pasos con mi nombre, la sensación que tengo es de satisfacción porque de a poco el pabellón de lesa humanidad se va poblando de sus responsables, que hasta hace horas convivían con nosotros como cualquier vecino. Ahora falta que se revoquen las prisiones domiciliarias y que vayan a la cárcel, es la única forma de remediar lo que ocurrió”.

María de Domínguez, de Madres Mendoza, también celebró y expresó: “Hubo condenas para todos. Ahora, nos pareció muy poco lo de Morellato, aunque los testigos lo escracharon bastante, pero no alcanzó para que le dieran más pena”.

Testimonios“Es lo que hay. Creo que están bien las sentencias porque varias son perpetuas. Lo que nos pareció poco es lo que le dieron a Morelatto, aunque los testigos lo escracharon bastante”.

María de Domínguez

“De a poco el pabellón de lesa humanidad se va llenando con los responsables del genocidio, que hasta hace horas convivían como nosotros como cualquier vecino”.Ángela Urondo Raboy

“Hemos imaginado encontrar a nuestros hijos en algún momento o por, lo menos, saber qué hicieron con ellos. Eso tenemos que pedir ahora, que aparezcan, tener un pedazo de ellos”.Margarita Barrera Oro