Diario Uno País

Varias empresas de emergencias médicas no envían ambulancias a “zonas de riesgo”. Quién y cómo se determinan esos lugares.

Existen barrios marginados que son "para morirse": esperá sentado porque no vas a tener ambulancia

Por UNO

Por Orlando Tirapuotirapu@ciudadano.com.ar

Al menos cinco empresas privadas que ofrecen servicio de traslados médicos de emergencia no se dirigen a cumplir el servicio en “zonas de riesgo". Sin embargo, ninguna de las prestadoras consultadas por diario El Ciudadano pudo determinar con claridad cuáles son estos “lugares peligrosos" y mucho menos dar detalles sobre quién se encarga de determinarlos. Lo cierto es que si una persona está atravesando una urgencia de este tipo, y encima vive en un barrio carenciado, deberá “esperar sentado” a que algún vecino o familiar le ofrezca ayuda si es que no llega la muerte antes.

Menos mal que era simuladoA raíz de una denuncia que llegó a una de nuestras receptorías, fueron simuladas diez situaciones de emergencia médica que supuestamente tenían lugar en barriadas de bajos recursos, y lamentablemente de mala reputación en lo que respecta a inseguridad.

La primera fue al servicio médico de la empresa Vital+, quienes, a través de una operadora, negaron el servicio ‘por vivir’ en el barrio Pablo VI. “Sólo estoy siguiendo ordenes", expresó la mujer.

El segundo llamado tenía origen en los monoblocks del barrio Parque. Vecinos de este lugar ya habían denunciado la falta de ambulancias en 2008. Esta vez, la empresa Códigos Rojos también se negó a asistir a un menor que supuestamente se había atragantado con un encendedor. “No podemos dirigirnos por problemas de seguridad hasta esa zona. Es una zona de riesgo. ¿No pueden trasladarlo hasta la calle Talcahuano, o llevarlo al hospital Lencinas?", aconsejó la operadora.

La tercera emergencia fingida fue de un mendocino de 72 años, asociado a Traslados Médicos SA y vive solo en el barrio Paraguay. El hombre no se puede mover por su cuenta y necesita asistencia por una baja de presión.

“Lamentablemente no podemos asistirlo ya que usted vive en una zona insegura y no podemos enviar el móvil hasta ese lugar", dijo la voz del otro lado del teléfono.

Las otras simulaciones son similares y corresponden a otras empresas que actúan de igual modo.

Un caso realRaúl Del Cerro, vecino del barrio Cooperativa de Bermejo, solicitó servicio de traslado para su madre, una mujer anciana, que había sufrido una descompensación. Del Cerro paga todos los meses una prepaga a la empresa Salumed SA, que terceriza los traslados de emergencia a la empresa Latir Mendoza. “Yo no tengo auto y mi mamá estaba desmayada en una cama sin poder hablar. La tenía que trasladar en ambulancia sí o sí. Cuando llamé para pedir un móvil, me explicaron que mi domicilio está dentro de una zona roja. Me prometieron una solución y a los cinco minutos me vuelven a llamar diciendo que no me van a mandar la ambulancia porque la empresa así lo determinó", comentó un indignado Raúl.

¿Abandono de persona?El artículo106 del Código Penal expresa que el hecho de abandonar a una persona se produce cuando alguien “pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado".

La pena que se aplica, conforme a la Ley 24410, es de reclusión o prisión de tres a diez años si a consecuencia del abandono resultare un grave daño en el cuerpo o en la salud de la víctima. Si ocurriere la muerte, la pena será de cinco a quince años de reclusión o prisión".

Sin embargo, las lagunas de la ley hoy no permiten que se les imponga sanción alguna a estas empresas que, además de cobrar un arancel prepago a la gente, la abandonan como persona.

Una de las pocas soluciones ante la emergencia y la negación de traslado es llamar al Servicio de Emergencia Coordinado, al 911 del Sistema Tetra. Sus unidades entran a cualquier barrio, pero los prestadores siempre tienen mucho trabajo y algunas veces no llegan a tiempo.