Diario Uno > País

Está muy avanzado el edificio para investigación en Medicina

Por Cecilia Osorioosorio.cecilia@diariouno.net.ar

En el sector sur de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo, donde hasta hace poco se ubicaba la playa de estacionamiento cercana a la entrada frontal, un nuevo edificio llama la atención de quienes circulan por el predio universitario, sobre todo porque interrumpe la fachada de dicha unidad académica.

Se trata de la construcción del Instituto de Histología y Embriología (IHEM), que después de 56 años de funcionamiento tendrá su propia sede.

“La obra está muy avanzada, ya se está construyendo el piso final y se ha empezado con los tabiques internos”, comentó el director del instituto, Luis Mayorga, refiriéndose a la primera de las dos etapas que fueron licitadas en 2012, añadiendo que la moderna apuesta edilicia podría inaugurarse hacia fines de este año.

Son alrededor de 5.344 metros cuadrados, con una inversión que ronda los $22.300.000. En total tendrá cuatro plantas, aunque próximamente se habilitarán el subsuelo, planta baja y primer piso.

Los aportesDesde el punto de vista estructural, la trascendencia tiene que ver con que la construcción planteada por el ingeniero Agustín Reboredo –el proyecto es de Isgró Furtado Arquitectos– propuso un innovador sistema para aislar el bloque de cemento del suelo, evitando así los efectos de movimientos sísmicos o, algunos más cotidianos, como los producidos por la circulación vehicular.

“El sistema estructural constituye uno de los más avanzados y novedosos de la ingeniería sísmica que se haya construido en nuestro país (…). Fue una de las premisas que se plantearon para poder emplazar los microscopios sensibles a los movimientos, en las diferentes plantas del edificio y retirarlos del subsuelo de la facultad, donde se encuentran actualmente”, interpretaron desde la casa de estudios.

Pero, sobre todo, es un logro importante para la comunidad científica y universitaria –el IHEM depende de la UNCuyo y el Conicet–, ya que durante estos años de vida la institución tuvo a sus respectivas áreas de investigación y laboratorios diseminados en distintos sectores, con condiciones poco propicias para su funcionamiento.

El IHEM es un organismo reconocido internacionalmente, dedicado, como apuntó Mayorga, a “diversos temas en el área de la biomedicina abordados principalmente desde una perspectiva celular y molecular”.

En sus inicios fue un centro de referencia de microscopía electrónica –el primer microscopio electrónico de la región fue adquirido en 1958 por la UNCuyo– y dio un paso importante “con el crecimiento de grupos de trabajo que se concentraron en aspectos más moleculares y bioquímicos”. Los estudios van desde la biología de la reproducción celular hasta la biología molecular en enfermedades hereditarias, entre otras tantas líneas de investigación, con hallazgos para la vida cotidiana, como el publicado recientemente sobre los problemas que a la fertilidad masculina trae el consumo excesivo de grasas saturadas.

En el reducto científico que, distribuido en distintas salas de la Facultad de Medicina, integra a 114 personas (sin contar tesistas y alumnos), hoy reina la expectativa. Sus aportes a la ciencia han sido continuos, pero el ritmo y la disciplina estuvieron dados por la fuerza del grupo de trabajo, puesto que las posibilidades edilicias no acompañaron siempre esa tarea que en 1957 comenzó a trazar su fundador, Mario Burgos.

Ahora tendrán un edificio y el sueño de la sede propia está cada vez más cerca de cumplirse.

Avance para la investigación y la arquitectura

►$22.300.000 es el monto adjudicado en la licitación. En total tendrá cuatro plantas, aunque las primeras que se habilitarán serán el subsuelo, planta baja y primer piso.

►5.344 metros cuadrados es la superficie total: cada planta tendrá 1.325 metros cuadrados. Se construirán salas de máquina, salas de conferencias, oficinas, microscopía óptica y electrónica, bioterio para animales genéticamente modificados, acuario y coleario, salas de cultivo de células, sala de radioactivos, sala de destiladores y autoclaves, y cámara fría. En esta etapa se construirán sólo algunos laboratorios que contarán con 24 espacios de mesada.

►114 personas, además de tesistas y alumnos, trabajan en el Instituto de Histología y Embriología (IHEM): el nuevo edificio se construyó en un solar ubicado al sur del edificio de la Facultad de Ciencias Médicas.

►El diseño del proyecto está pensado como un volumen prismático horizontal de 72 metros en el sentido este-oeste y 18,4 metros en el sentido norte-sur, con casi 18 metros de altura para sus cinco niveles superiores, más un subsuelo para cocheras.

►Aislado del suelo para prevenir movimientos: de acuerdo con la información que aportaron desde la UNCuyo todo el conjunto estará vinculado al terreno natural a través de apoyos de neoprene o denominados coloquialmente “patines”, que permiten responder adecuadamente a las solicitudes sísmicas, aislando el edificio del suelo para que no se perciban globalmente los efectos de los movimientos sísmicos o los que produce la circulación vehicular”.

►Arquitectura sustentable: además de que la estructura se revestirá con paneles de materiales ignífugos, los vidrios serán dobles y herméticos para garantizar, junto con los paneles, una protección térmica que mejore las condiciones interiores de confort y economía en el uso de los sistemas de acondicionamiento.