Diario Uno > País

Especialistas acusaron al INDEC de "persecución" en el Congreso

BUENOS AIRES, 18 febrero 2010 (NA)- Especialistas, gremialistas y una ex funcionaria delINDEC, lanzaron hoy duras y contundentes críticas hacia el organismo encargado de las estadísticas

oficiales, en el marco de una audiencia pública especial organizada por la oposición en el

Congreso.

Una de las figuras más relevantes que participó de la audiencia fue la ex directora del

ente, Graciela Bevacqua, quien, con lágrimas, denunció que fue víctima de una "persecución" que

derivó en su desplazamiento del organismo y que le cambió la vida a su familia.

Bevacqua, despedida del INDEC en 2007 mientras era directora de Precios de Consumo, denunció

también los "malos tratos" por parte del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y dijo

que sufrió presiones para que se "cambiaran los números" de la suba de precios.

Al exponer en el salón Arturo Illia del Senado, la ex funcionaria se refirió a los "tres

casos de persecución" que sufrió y conmovió a la audiencia asegurando que esa situación le modificó

la forma de vivir a su familia.

A su turno, el secretario general de ATE-INDEC, Daniel Fazio, efectuó fuertes críticas y

consideró que es "imposible que se normalice" el instituto "con los actores que hoy manejan las

estadísticas públicas".

 

El gremialista se quejó porque "las estadísticas públicas son tergiversadas por cálculo

político por la patota" que según su sindicato opera en el INDEC. La audiencia fue organizada por

la UCR, el Peronismo Federal (disidente), la Coalición Cívica y el Socialismo y previo al encuentro

el jefe del bloque radical, Gerardo Morales, informó que los decanos de las cinco universidades

nacionales que habían sido invitados (la UBA, Mar del Plata, Tucumán, Rosario y 3 de Febrero)

habían resuelto no concurrir, al igual que funcionarios y especialistas del Ministerio de Economía.

Por su parte, el ex fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido cuestionó la

"burda adulteración de las cifras" del INDEC que, dijo, fueron detectadas durante su gestión. Al

respecto, indicó que "si hay una voluntad para adulterar y violar las normas, esto pasa a ser una

cuestión de que los controles se apliquen".

Denunció "abusos" en los desplazamientos de personal que habrían facilitado la existencia de

"listas negras y represalias de la patota, que es fascismo puro".

Por su parte, la diputada nacional Laura Alonso aseguró que "las adulteraciones de la

información estadística y el hostigamiento a los trabajadores del INDEC representan un absoluta

violación de derechos humanos".

Alonso consideró que el Congreso no sólo debe reformar la ley y dar autonomía y autarquía al

INDEC, también debe investigar lo sucedido desde 2007 y reparar los daños causados a los empleados

y técnicos que han sido, y son, perseguidos y desplazados.

La legisladora explicó que la violación a los Derechos Humanos, no la sufren solamente los

trabajadores del INDEC, sino todos los argentinos porque se violenta el acceso a la información.