País
En el acto encabezado por la presidenta Cristina Kirchner, su esposo y todo su Gabinete, el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, exhortó hoy a defender "a cualquier costo el bien común y la unidad nacional".

En el Tedeum oficial, la Iglesia requirió un "diálogo profundo para fortalecer el consenso"

Por UNO

Encabezado por la presidenta Cristina Kirchner, acompañada por su esposo y todo su Gabinete, serealizó el Tedeum oficial en la Basílica de Luján. El principal orador, el arzobispo de

Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, llamó hoy a avanzar sobre "un nuevo proyecto de país", fundado

en valores "sólidos y verdaderos", que haga posible "un justo y solidario desarrollo de la

Argentina".

Entre los puntos más salientes, el arzobispo subrayó: "Nos debemos un diálogo profundo para

fortalecer el consenso más allá del partidismo y de los intereses personales.

"En nuestra cultura prevalecen valores fundamentales como la fe, la amistad, el amor por la

vida, la búsqueda del respeto a la dignidad del varón y la mujer, el espíritu de libertad, la

solidaridad, el interés por los pertinentes reclamos ante la justicia, la educación de los hijos,

el aprecio por la familia, el amor a la tierra, la sensibilidad hacia el medio ambiente", señaló.

Sostuvo que también predomina "ese ingenio popular que no baja los brazos para resolver

solidariamente las situaciones duras de la vida cotidiana".

El arzobispo de Luján-Mercedes Agustín Radrizzani dijo hoy que "el Bicentenario es un desafío

insoslayable para la Nación" y subrayó que "ésta es una ocasión propicia para fortalecer nuestra

integración con los países de América latina".

El arzobispo señaló que "en esta ocasión y ante la globalización mundial; debemos fortalecer

nuestra integración con los pueblos hermanos y recordar la Patria Grande que soñaron San Martin y

Bolivar".

Dejá tu comentario