Diario Uno > País

El "sherpa" de Cristina

Primero fue admirador confeso de Elisa Carrió, pero desde 2003, Héctor Timerman se convirtió alcristinismo puro. Hijo de una leyenda del periodismo como Jacobo Timerman, heredó el oficio

paterno, aunque desde que se volcó a la diplomacia en 2004 ha tomado una postura crítica con los

medios de comunicación, sobre todo con aquellos que critican al gobierno kirchnerista.

Timerman se ha convertido en estos años en el "sherpa" (guía) de la Presidente en sus cumbres

internacionales. Y esa fluída relación que mantiene con Cristina lo llevó primero al consulado de

Nueva York (2004-2007) y luego a la embajada en Washington, donde mora desde entonces, en línea

directa con la Casa Rosada más que con la Cancillería.

La vida de embajador fue intensa. Se inició en el periodismo en

La Opinión, el mítico diario que dirigió su padre. Y con sólo 22 años, dirigió

La Tarde, un diario fundado días antes del golpe de Estado de 1976, luego criticado por

haber manifestado cierta simpatía con la dictadura en sus cinco meses de existencia. Timerman ha

admitido públicamente que su inexperiencia de entonces le jugó una mala pasada y que todavía se

cuestiona ese período de su vida.

"En los "70 tiraba botellas de alquitrán en la embajada de los Estados Unidos. Pero también

reconozco que la embajada de los Estados Unidos me salvó la vida", contó en varias oportunidades. Y

es que su padre Jacobo fue secuestrado en 1977 por militares bajo las órdenes del sanguinario Ramón

Camps, y en 1979 la embajada de Estados Unidos le avisó a Héctor que abandonara el país porque su

vida corría peligro.

El hoy embajador batalló primero en Israel y luego en Nueva York, para que el gobierno

estadounidense presionara a la Argentina por la liberación de su padre, hecho que ocurrió

finalmente en 1979.

En los 10 años que vivió en las calles neoyorkinas, estudió Relaciones Internacionales en la

Universidad de Columbia, tuvo dos hijas, cofundó junto al financista George Soros el Americas Watch

Commitee y se hizo amigo de celebridades como Arthur Miller o el cineasta Oliver Stone. Todos

contactos que deslumbrarían luego a la hoy Presidente.

En 1997, decidió volver al país y al periodismo. Primero dirigió la revista

Tres Puntos y, en 2003, junto a Marcelo Capurro, gestó la revista

Debate. Pero la política volvió a seducirlo más que el oficio.

Primero se acercó a Elisa Carrió, y hasta fue candidato a diputado por el ARI en 2001. Pero

apenas asumió Néstor Kirchner, lo deslumbró el discurso "progresista" del Gobierno y generó una

buena sintonía con la entonces senadora y primera dama, Cristina Fernández.

Desde entonces, Timerman se ha peleado con la mayoría de sus antiguos colegas. Con su

anterior jefe y amigo, Jorge Fontevecchia, dueño de editorial Perfil, con Adrián Paenza, porque no

dejó ingresar a la prensa argentina a un encuentro que mantuvo Cristina Kirchner con científicos

argentinos en Nueva York y, en las últimas semanas, se unió a la cruzada oficial K en contra del

grupo Clarín, al que acusó de "antisemita" por el contenido de un blog privado que se alojaba en su

sitio web.

En la Cancillería molesta la autonomía con la que se maneja Timerman, y aseguran que elude la

autoridad de Jorge Taiana, a quien debería rendirle cuentas como embajador. "Es el sherpa de sí

mismo", graficó con acidez un diplomático ante la consulta de WE.

En los hechos, el trabajo de difusión cultural que realiza Timerman en la embajada es

ajetreado. No faltan los artistas nacionales, los campeonatos de truco o el taller de tango que se

dicta en la sede argentina.

Claro que, al mismo tiempo, Timerman milita en la lógica amigos-enemigos de los Kirchner.

Esta semana criticó "el daño que le ha hecho la oposición a la economía de todos los argentinos". Y

una de las líderes de ese espacio, Elisa Carrió, pasó hace tiempo a la fila de sus ex amigos.

Alguna vez su padre Jacobo le dijo que no podía creer que tuviera un hijo peronista, de Boca

y religioso. Héctor repite que prefiere no pensar en lo que diría el creativo de Jacobo si hoy lo

viera. Diplomático y primer cristinista. z we

Cristinista puro

* Es hijo de Jacobo Timerman, una leyenda del periodismo.

* También periodista, en 2001 fue candidato a diputado por el ARI. Dos años después lo

deslumbró el kirchnerismo.

* Embajador en los EE.UU. desde 2007, tiene línea directa con la Presidenta.

 Embed      
La presidenta Cristina Fernández.
La presidenta Cristina Fernández.
 Embed      
Héctor Timerman.
Héctor Timerman.