Diario Uno > País

El Papa de los Villeros

Tres referentes de la pastoral para las Villas de Emergencia de la arquidiócesis de Buenos Aires no dudaron en catalogar hoy al nuevo pontífice Francisco como el "papa de los villeros", confirmó la agencia católica AICA.

El padre José María Di Paola, conocido por su actuación en la villa 21-24 de la capital argentina y su enfrentamiento con los narcotraficantes, confirmó este jueves en distintas apariciones públicas que como cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio realizó un trabajo muy fuerte por los más pobres en estos asentamientos.

"Hizo una opción muy fuerte con las villas", recordó AICA, al destacar que Bergoglio duplicó la cantidad de sacerdotes en los asentamientos de emergencia y acompañó a las comunidades. Su última presencia entre los humildes fue el 8 de diciembre, cuando celebró las confirmaciones de decenas de jóvenes y adultos en la parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, en Barracas.

El padre "Pepe", que trabajó mucho tiempo en la Villa 21-24 de Barracas y debió ser trasladado por amenazas a su vida, destacó que lo más importante del Santo Padre fue el apoyo que brindó alos "curas villeros".

"No podríamos haber realizado la tarea de promoción y evangelización sin su apoyo, el espiritual y el material", afirmó. Actualmente destinado en Villa La Cárcova, en la diócesis de San Martín, el cura "Pepe" sostuvo que el Papa deberá "subrayar su opción por los más pobres".

"Ahora los límites de él no serán la avenida General Paz, límite de la ciudad y arquidiócesis de Buenos Aires, sino el mundo, ya que deberá acompañar la tarea en otros lugares, como en África, donde hay muchos que trabajan a favor de los pobres". De igual manera, opinó el sacerdote Lorenzo de Vedia, el "padre Toto", que atiende a la comunidad antes encomendada a Di Paola, enla parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé.

También destacó el recibimiento de la noticia en el barrio: "La gente no siente que lo perdió. Siente igual su paternidad, siente que desde otro lugar seguirá acompañándolos". Esta mañana, la parroquia se abrió a las 6.30 para permitir a los vecinos rezar por la misión y ministerio de Francisco.

En tanto, Gustavo Carrara, presbítero responsable de la Comisión Arquidiocesana para la pastoral en Villas de Emergencia y párroco de Santa María del Pueblo, en la Villa 1-11-14, en el Bajo Flores, debió organizar cuatro misas desde la tarde y hasta la noche para contener espiritualmente los deseos de agradecer a Dios por el nuevo Papa.

"Fue una sorpresa muy grata, porque Bergoglio ha venido varias veces a nuestro barrio y ha colaborado con mucha de las actividades sociales y pastorales que realizamos. La gente está  contenta y entusiasmada. Muchos lo conocieron y estuvieron con él. Eso es fuerte", resaltó.

El padre Carrara también recordó la última visita a la villa:  el 14 octubre de 2012 en la fiesta de la Virgen de Copacabana, patrona de la comunidad boliviana, y que logra reunir a alrededor de 30.000 personas cada año. Allí celebró la misa central, que precede a los bailes y festejos típicos.

Fuente: NA