País Martes, 13 de marzo de 2018

El massismo advirtió que liberarían a 1.700 presos por la "superpoblación carcelaria"

La diputada nacional Graciela Camaño pidió enfáticamente que se construyan más complejos penitenciarios

El bloque del Frente Renovador advirtió este lunes que existe una "lista" de 1700 presos con condena por delitos graves que, según el Servicio Penitenciario Federal, están en condiciones de ser beneficiados con la libertad condicional producto de la "superpoblación carcelaria".

"La solución que tiene el PEN para este problema es largar los presos. Nosotros decimos enfáticamente: ¡Construyan cárceles!", bramó la jefa del bloque massista, Graciela Camaño, en una conferencia de prensa.

Luego de denunciar que desde el 2011 no se construye una cárcel en el país (la última fue en General Güemes, provincia de Salta), el Frente Renovador reiteró su propuesta para eliminar por ley el régimen de "libertad condicional", y de esa manera terminar con el problema de la "puerta giratoria".

El especialista en materia de seguridad Diego Gorgal explicó que la liberación de presos es lo que técnicamente se conoce como "política de inflación penal", y que consiste en "abrir la puerta" de las cárceles cuando apremia un problema de superpoblación en el servicio penitenciario.

"Cuando hay problema de sobrepoblación carcelaria se abre la puerta, entre ellos delincuentes de lesa humanidad. Nosotros no estamos dispuestos a que eso suceda", afirmó el asesor del Frente Renovador.

El lunes pasado, Abuelas de Plaza de Mayo manifestó su "preocupación frente al intento de otorgar la prisión domiciliaria a delincuentes de lesa humanidad", tras conocerse el pedido para acceder este beneficio por parte de Francisco Gómez, condenado por apropiarse de Guillermo Rodolfo Pérez Roisinblit, hijo de desaparecidos durante la última dictadura.

Camaño destacó que la posible liberación de genocidas permitió que el debate se instale en la agenda pública, pero indicó que el mismo está "sesgado en los delitos de lesa humanidad".

En ese sentido, analizó que el "llamado de atención" también debería alcanzar a todo tipo de delitos, como reincidencia de violadores, homicidios aberrantes y narcotráfico.

"Bajo ningún punto de vista se pueden abrir las cárceles como se está haciendo. Este es el llamado de atención", dijo la diputada, que advirtió que "la sociedad está muy preocupada" frente a la eventualidad de que "peligrosos" delincuentes recuperen la libertad.

La diputada Vanesa Massetani insistió en la necesidad de suprimir la ejecución condicional de las sentencias, ya que, a su entender, "si un juez condena a 10 años de prisión a un delincuente, lo que le corresponde son 10 años de prisión, ni un día más ni un día menos".

"Para que esto sea posible es necesario cambiar el Código Penal y la Ley de Ejecución Penal. Y también es necesario construir cárceles que eviten esta superpoblación existente", insistió.

"Argentina tiene que avanzar en fortalecer un poder judicial que cuide al ciudadano y a la víctima porque creemos que un condenado liberado anticipadamente es un doble peligro para la víctima por la posibilidad de venganza como para el resto de la sociedad", concluyó Massetani.

Por su parte, Felipe Solá reclamó que el Gobierno mejore las "políticas de prevención" en materia de adicciones, y coincidió en exigir la construcción de nuevas cárceles.