País
En un fallo de segunda instancia se condenó al Estado a pagarle a cinco músicos, una locutora y un organizador del evento que se realizaba en la cárcel de Boulogne Sur Mer cuando ocurrió la revuelta en 2000.

El Gobierno debe pagar medio millón de pesos de indemnización a rehenes del motín vendimial

Por UNO

Por Sebastián Salas / salas.sebastian@diariouno.net.ar@sebasalas_

En marzo de 2000, la peor revuelta de presos de la historia de la provincia tenía lugar en el penal de Boulogne Sur Mer y sería titulado como “el motín vendimial”. A más de quince años del hecho, las secuelas siguen dando vueltas en la Justicia. Este martes se condenó al Estado a indemnizar a siete personas que fueron rehenes de los reclusos.

Según entendió la Quinta Cámara Civil, el Gobierno provincial deberá pagar un total de 592.000 pesos más intereses en concepto de indemnización a personas que se encontraban en un evento artístico que se realizaba en la penitenciaría al momento de la revuelta. Se trata del organizador, la locutora y cinco músicos de folklore.

Las víctimas se encontraban en la rotonda ubicada dentro del complejo carcelario cuando comenzaron los disturbios. Estuvieron en medio de peleas entre los reos y las fuerzas de seguridad, donde reinaron los disparos con armas de fuego, los gases lacrimógenos, los incendios de colchones y las amenazas con chuzas por parte de los presos.

Los demandantes fueron convocados “por el gobierno provincial, exponiéndolo a ingresar a un lugar riesgoso, donde las medidas de seguridad deben ser extremas”, según determinó el fallo en primera instancia del Juzgado Civil 23.

A su vez, existió una “indebida prestación del servicio del personal de seguridad a cargo en la penitenciaría provincial, como también de gendarmería nacional a quien se acudió para auxilio de las fuerzas policiales en función, incapaces en el caso de mantener a los reos en orden”.

Las víctimas sufrieron daños psicológicos de estrés post traumático que les generó distintas incapacidades y además daño moral ya que se vieron sumergidos “en hechos de violencia física sostenidos en un lapso de tiempo prolongado, durante el cual fueron sometidos en su voluntad y libertad, y temieron por su vida e integridad física”.

También algunos de los rehenes fueron señalados públicamente como cómplices de la revuelta.

El Estado apeló el fallo e intentó en una segunda instancia reducir el monto indemnizatorio, aduciendo entre otros motivos que las víctimas no sufrieron lesiones de gravedad durante el motín. Pero la Quinta Cámara Civil rechazó el recurso interpuesto y confirmó el veredicto.

El Estado aún tiene la posibilidad de apelar en la Suprema Corte de Justicia.

El motín

Viernes 3 de marzo. Mendoza respiraba Vendimia. El presidente Fernando De la Rúa había viajado a la provincia para disfrutar de la fiesta nacional. El gobernador era Roberto Iglesias, de su mismo palo. Esa noche se desarrollaba la Vía Blanca por las calles del centro.

En uno de los patios de la cárcel de Boulogne Sur Mer se desarrollaba un evento artístico. Música folclórica inundaba el penal ante la presencia de un puñado de presos, familiares y artistas.

Cerca de las 20.30 comenzó la crisis. Diez presos encabezaron el levantamiento de casi el total de la población carcelaria, que superaba los 1.200 internos. Algunos de ellos tomaron el patio y se enfrentaron con los agentes. Casi 40 personas quedaron como rehenes, entre participantes del evento y guardias.

La intención de los reos era escapar de la cárcel. Cuando vieron que el desplegue de las autoridades iba a evitar eso decidieron pedir mejoras condiciones de vida. La liberación de los rehenes avanzó con el correr de las horas.

El museo Cornelio Moyano fue el lugar de negociación. Dos presos fueron enviados y hablaron con legisladores. Todo prosperó y tres días después el motín vendimial terminó. Tiempo después, algunos de sus protagonistas terminaron condenados, otros absueltos y algunos fueron asesinados en otras cárceles. El motín vendimial no tuvo muertos, pero si secuelas difíciles de cicatrizar.

Los indemnizados

► N. R. J., músico de “Cantoral Duo”: $95.000.

► A. J. G, músico de “Cantoral Duo”: $95.000.

► J. A. C., músico de “Los Vidaleros”: $70.000.

► C. G. C., músico de “Los Vidaleros”: $60.000.

► M. C. G., músico de Amaneciendo: $85.000.

► O. A. G., organizador: $75.000

► T. I. C., locutora: $112.000

Dejá tu comentario