País - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
sábado 16 de junio de 2018

El Gobierno afrontará la cláusula gatillo

Si la inflación anual supera el 15% que estaba previsto para este año el Ejecutivo cumplirá con lo que firmó en paritarias.

La meta inflacionaria oficial para el 2018 es del 15%. Por eso los acuerdos paritarios se hicieron en este porcentaje. Pero la realidad marca que el objetivo será muy difícil de cumplir –en mayo el índice inflacionario alcanzó el 11,9% según el INDEC- y los especialistas vaticinan que estará alrededor del 27% cuando finalice el año.

Con la meta del 15% de inflación anual en la cuerda floja, la administración del gobernador Alfredo Cornejo sabe que la cláusula gatillo se activará tarde o temprano. Y deberá hacerle frente durante el ejercicio 2018 para con todos los trabajadores estatales, excepto con el gremio docente, que no aceptó este arreglo, y ahora pelea por la reapertura paritaria.

El ministro de Hacienda de Mendoza, Lisandro Nieri afirmó tajantemente al respecto: "Sí, vamos a cumplir perfectamente con la cláusula gatillo si hace falta. Por eso lo firmamos".

El titular de esta cartera sostuvo que en las negociaciones han sido cautos y se han comprometido "a lo que podemos honrar".

Luego detalló: "Si la inflación supera lo presupuestado, claramente se amplía el gasto, pero la economía en su conjunto crece -en forma artificial- por la inflación. También crecen nuestra recaudación y coparticipación", por lo que descartó problemas para hacer frente a lo que supone una mayor erogación de las arcas estatales.

El FMI y los números locales

Las exigencias del Fondo Monetario Internacional y la fuerte suba del dólar en las últimas semanas afectan el panorama económico de Mendoza. "Son modificaciones significativas y las correcciones -ajuste- tendrán que llegar por algún lado", explicó Nieri. En este sentido recordó que "la meta fiscal establecida en el acuerdo es del 1,3% del PBI".

Con respecto a las importantes subas en la cotización del dólar durante la semana, el titular de Hacienda analizó varios aspectos.

En primer lugar señaló que "un dólar alto favorece a las economías regionales, sobre todo al sector exportador y al turismo. Pero reconozco que hubiera preferido un crecimiento más moderado y sin tantos sobresaltos".

En ese sentido afirmó que la oscilación brusca de la moneda estadounidense se debe a una cuestión de confianza que genera una demanda agresiva de dólares. "Ahora hay que dar las señales claras para que no se siga depreciando el peso" advirtió.

Sobre este tema indicó que "lo que se plantea -a nivel nacional- es liberar el tipo de cambio y luego entrar en un sendero de corrección de las tasas, porque afecta al sector productivo con porcentajes muy elevados y no se puede sostener en el tiempo".

En otras palabras, los inversores y ahorristas se pueden ver tentados a poner su dinero en pesos con intereses tan altos, pero quien toma dinero prestado -los sectores productivos- no pueden hacerlo a un valor tan caro y en el tiempo la situación será insostenible.

Tranquilidad con la deuda mendocina

Otro aspecto que el titular de Hacienda enfatizó es la incidencia del actual panorama económico sobre los compromisos financieros de la provincia. "El año pasado tomamos deuda en pesos y cancelamos por anticipado parte de la deuda en dólares para que la exposición de Mendoza -en dólares- fuera más baja y llegó a ser el 40% de la deuda total que teníamos en esta moneda".

Luego afirmó: "El tipo de cambio nos agarra -a Mendoza- en un buen momento, con una baja exposición en dólares. Tenemos los ingresos por regalías petrolíferas y muchos ingresos vinculados a sectores económicos que tienen una gran correlación con el dólar. Entonces el nivel de deuda que Mendoza tiene en dólares es absolutamente pagable".

También remarcó que la Provincia posee un nivel de deuda muy baja en relación a la deuda nacional. "Tenemos un 11% de nuestro producto que es la deuda, y hay que decir que trabajamos desde el primer día en el orden fiscal. Agarramos una provincia con un déficit extraordinario y, al 2017, el resultado corriente de Mendoza quedó equilibrado. Tenemos la misma cantidad de ingresos corrientes que de gastos corrientes. Eso nos ha llevado a que las necesidades de financiamiento para este año sean menores que en los años anteriores y exclusivos para la inversión pública. No tomamos un peso ni un dólar de préstamo para gasto corriente, como pagar sueldos. Si nos endeudamos, es para hacer una obra pública".

Para Nieri incluso la reducción del gasto que establece el acuerdo con el FMI no afectaría la obra pública ya iniciada con fondos nacionales y que el Gobierno mendocino intenta cumplir con los compromisos en inversión pública.
Fuente:

Más Leídas