País - Amado Boudou Amado Boudou
sábado 11 de noviembre de 2017

El fiscal le pidió al juez que considere sacar de la cárcel a Amado Boudou

Según Jorge Di Lello, deberían contemplarse remedios menos lesivos que la privación de la libertad. "Ha estado a derecho", sostuvo.

El fiscal federal Jorge Di Lello pidió ayer al juez Ariel Lijo que contemple "remedios menos lesivos que no impliquen la restricción de la libertad del ex vicepresidente Amado Boudou en la causa en la que se lo investiga por enriquecimiento ilícito, por la cual se encuentra detenido en el penal de Ezeiza desde hace una semana.

Si bien el fiscal rechazó un planteo de nulidad hecho por Boudou contra su detención preventiva en la cárcel, en su dictamen presentado al juez sugirió una medida menos lesiva para el imputado.

Boudou fue detenido el pasado viernes en su domicilio de Puerto Madero acusado por los delitos de lavado de dinero y asociación ilícita, en el marco de la causa por presunto enriquecimiento ilícito en su contra.
Boudou "ha estado a derecho y cumplido los pasos procesales que el tribunal le ha impuesto", ponderó el fiscal en su dictamen.

Además señaló que "hace tiempo que se contaba en el expediente con la prueba fundante de la detención dispuesta , con referencia al procedimiento de blanqueo con el que se había beneficiado José María Núñez Carmona, y respecto al incremento injustificado de su patrimonio del año 2009/2010".

Di Lello formuló la sugerencia al juez y, al respecto, citó una nota publicada en el diario Clarín por el fiscal general ante la Cámara Federal porteña, Germán Moldes, en la cual señala que "la televisión transmite a diario el ajusticiamiento sumarísimo de algunos, o la amenazante exigencia de la absolución no menos inmediata de otros" y que en cualquier caso se trata de "el naufragio irremisible, tanto de la obligación constitucional que al Estado le cabe de administrar justicia, cuanto del principio del presunción de inocencia".

La semana pasada Lijo le había negado la excarcelación a Boudou e insistió en que "los altos cargos públicos en los que se desempeñó Boudou permiten presumir la existencia de relaciones residuales con actores que podrían configurar una vía de colaboración para eludir la actividad jurisdiccional y poder económico para la elusión o la obstaculización del proceso".

El ex vicepresidente insistió con su pedido de excarcelación ante la Cámara Federal, donde denunció que el fallo de Lijo contiene "graves defectos de fundamentos que implican no sólo una errónea aplicación de la ley, sino inclusive de la ley procesal".
Fuente:

Más Leídas