Diario Uno País

El ex funcionario tunuyanino y parte de su gabinete están en la mira por cheques por un total de $195.265. Todo, en favor de un sancarlino que declaró que jamás trabajó para la comuna ni facturó.

El ex intendente Eduardo Giner, investigado por una grave denuncia

Por UNO

Por Alejandra Adiadi.alejandra@diariouno.net.ar

“He trabajo toda mi vida. Yo ya quiero estar tranquilo en mi casa. En las grandes ciudades pasa esto, pero acá, donde nos conocemos todos, me cuesta creer que hayan hecho algo así”, expresó al término de su declaración ante la Justicia Francisco Romero, un agricultor jubilado de 72 años que reside en San Carlos. Su nombre y sus datos personales fueron utilizados durante tres años, sin su conocimiento, para justificar trabajos por $195.265 contratados por la Municipalidad de Tunuyán durante la gestión de Eduardo Giner, intendente radical durante ocho años.

A partir de la denuncia de Romero, que asegura que jamás tuvo maquinaria vial a su cargo y que sólo se dedicó antes de jubilarse a la producción de aromáticas, el ex jefe comunal estaría implicado en una causa penal por malversación de caudales como funcionario público.

Hoy está siendo investigado junto con otros ex funcionarios de su gestión por el Primer Juzgado de Instrucción, ya que están sospechados de facturar trabajos viales en los que se invirtieron $195.265, cobrados a través de 25 cheques, entre los años 2009 y 2011.

Las irregularidades en la supuesta facturación con la que se justificó dichos gastos dentro de la comuna tunuyanina fueron detectadas por Romero cuando se encontró en su casa con un aviso, que habían dejado por debajo de su puerta, para cobrar uno de los montos especificados en una factura que llevaba su nombre, pero que él desconocía.

Inmediatamente, este agricultor realizó la denuncia en la Fiscalía Nº2 de Tunuyán y solicitó su estado de cuenta en la AFIP, de la que se dio de baja al comprobar que habían vuelto a inscribirlo, a pesar de que el sólo había estado como responsable no inscripto en la actividad “cultivo de aromáticas” durante el período comprendido entre 1992- 1994.

“Hicieron toda la inscripción muy bien, llevando todo al día, como para que a mi padre nunca le llegara ningún aviso o notificación ni se enterara de lo que pasaba. Él sólo tiene un tractor, que podría ser de colección porque es chiquito y viejo. Imagínense si puede realizar estos trabajos que le atribuyen”, contó Walter Romero, hijo del denunciante, luego de que Francisco Romero terminara de declarar ante la fiscal Carla Cruzado, a cargo de la investigación.

La metodología“A mí no me han citado a nada y desconozco el caso. No sé de qué están hablando y desconozco quién es Francisco Romero. Ya mandé a averiguar de qué se trata la causa, pero no me extraña que haya surgido a dos semanas de las elecciones”, dijo Giner, quien tiene un antecedente durante su mandato a raíz de una denuncia por fraude realizada en 2007.

Según un informe de la Secretaría de Hacienda y Administración de la comuna tunuyanina y de los documentos expuestos por la Dirección de Asesoría Letrada (solicitados desde la Segunda Fiscalía de Instrucción Correccional y Civil), se constató la existencia de 25 expedientes en donde se aprobó la contratación de trabajos que supuestamente realizaba el denunciante, quien nunca tuvo a su cargo máquinas viales.

La metodología de acción que habrían llevado adelante tras haber utilizado los datos personales de Francisco Romero sería la siguiente: se realizaba la orden de los trabajos viales, se conformaban las facturas para certificar la prestación del servicio, se certificaban los pagos, se confeccionaban los cheques y se cobraban con endosos falsos.

Es por ello que quedarían también implicados algunos de sus ex funcionarios, como es el caso de Rubén Perales y Ángel Omar Martínez, secretarios de Hacienda y de Gobierno, respectivamente; Jorge Galdeano –ya fallecido–, director de Servicios Públicos, y Ricardo Figuls, cuyas firmas aparecen junto a la de Giner en la documentación relevada.

Los valores por los que se emitían los cheques nunca superaban los $10.000, lo que implicaba no llamar a licitación pública para concretar las obras.

El detalle de las contrataciones bajo sospechaSegún el informe de Auditoría se evidenció que en el 2009, desde el área de Servicios Públicos, a cargo de Jorge A. Galdeano, se abrieron nueve expedientes en los que se contrataban trabajos varios de retroexcavadoras, desmalezadoras, cargadoras y servicios de tractor por $49.820.

En el 2010 fueron nuevamente nueve expedientes por servicios de retroexcavadoras, cuadrillas, cargadoras, compactadoras, tractor y tractor con rodillo, por $89.360.

Mientras, en el 2011 fueron siete (dos desde la delegación de Colonia Las Rosas, uno desde la de Vista Flores y otro desde el distrito Los Sauces) por $56.085. De ellos quedó pendiente el pago de un cheque por un valor de $2.750, que sería el que dejó en evidencia el delito al llegar el aviso de cobro a la casa de Romero. En total, la suma abonada durante los tres años ascendería a $195.265.

En ese entonces, a partir de ello y de las declaraciones de Romero en las que aseguró “no prestar servicios al municipio ni haber emitido factura ni tampoco recibido los importes mencionados”, comenzó la investigación por parte de la Justicia para determinar las responsabilidades por supuestos fraudes.

El expediente judicial está radicado en el Primer Juzgado de Instrucción de Tunuyán, con el número 48.617/2, y caratulado “fiscal contra NN/funcionario público por malversación de caudales públicos”.

En números3 años (entre 2009 y 2011) figura en la documentación oficial como el plazo durante el cual se realizaron los pagos.

1 cheque por $2.750 (el último de la saga) fue el detonante para abrir la causa judicial.

5 personas están bajo sospecha ya que figuran sus firmas: Giner y cuatro ex colaboradores (uno de ellos ya fallecido).

 

 Embed      
A la cabeza. El radical Eduardo Giner fue jefe comunal de Tunuyán durante ocho años.
A la cabeza. El radical Eduardo Giner fue jefe comunal de Tunuyán durante ocho años.
 Embed      
Investigadora. La fiscal instructora, Carla Cruzado.
Investigadora. La fiscal instructora, Carla Cruzado.