País Sábado, 14 de abril de 2018

El ex gobernador de Jujuy Eduardo Fellner dice que es inocente

Presentó un escrito ante el juez que ordenó encarcelarlo y reclamó el cese de su detención. Lo acusan de desvío de fondos en una causa que involucra también a Milagro Sala.

San Salvador de Jujuy. El detenido ex gobernador de Jujuy Eduardo Fellner se declaró ayer "absolutamente inocente" con relación a los delitos de asociación ilícita y administración fraudulenta que se le imputan en la denominada megacausa y consideró "infamantes" las acusaciones en su contra.

Así lo manifestó a través de un descargo por escrito que presentó al ser llamado a indagatoria por el juez jujeño Isidoro Cruz, en el marco de la causa que investiga el desvío de fondos destinados a la construcción de viviendas sociales, en la que también está involucrada la dirigente social Milagro Sala.

A la par de pedir el cese de la detención y su sobreseimiento en la causa, aseguró que la imputación es "imprecisa, contradictoria, incompleta y arbitraria", y que las acusaciones formuladas son "infundiosas, no cuentan con sustentos probatorios que permitan la continuidad de la investigación, que lleva casi dos años sin encontrar sentido y se imputan conductas de imposible comisión".

"No he cometido ningún delito, no formé parte de ninguna asociación ilícita y no tengo vinculación ni responsabilidad penal por ninguno de los puntos de la infamante acusación que la fiscalía ha formulado", señala en el escrito de 9 páginas.

Luego de permanecer dos horas ante el juez, el ex mandatario provincial fue llevado cerca de las 11 nuevamente al penal del Alto Comedero, donde pasó su primera noche de detención.

Si bien se retiró del edificio judicial sin dar declaraciones el abogado defensor, Horacio Aguilar, detalló que además del escrito presentaron distintas pruebas.

Al referirse al pedido de cese de detención, que deberá resolverse en el plazo de 10 días, dijo que cada uno que pase "es un agravio no sólo para su persona, sino a las instituciones de Jujuy".

Además sostuvo que Fellner "tiene que estar en libertad porque su conducta así lo amerita", al aclarar que tampoco pedirían prisión domiciliaria ni el ex mandatario usaría su estado de salud como excusa para ello.

Fellner soporta problemas cardiovasculares y está alojado en un pabellón común con otras 20 personas.

Si bien la indagatoria culminó con cierta regularidad determinada por el juez de la causa, los fiscales se retiraron en medio del proceso, y uno de ellos, Diego Cussel, adelantó que pedirán la nulidad.

Esa solicitud se fundamentará en el hecho de que el juez no dio lugar a un pedido de lectura de las pruebas que constan en el expediente.