País - embarazo embarazo
domingo 05 de noviembre de 2017

El aborto mueve más de mil millones de pesos

Lo reveló un informe de Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos. Crece la venta de medicamentos en el mercado negro

Más de mil millones de pesos mueve el negocio del aborto, según reveló un informe de Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFyB), mientras que la venta de medicamentos para interrumpir el embarazo crece en un mercado negro por Internet.

La venta de fármacos utilizados para abortar viene creciendo en todo el país en un negocio que cada año mueve alrededor de 1.235 millones de pesos sólo en el mercado farmacéutico, sin contar la intervención de terceros, según se desprende de un informe realizado por el SAFyB, publicó Diario Popular.

El medicamento utilizado para estas prácticas se llama misoprostol y se comercializa en la Argentina.

Los comprimidos están compuestos por esa droga y diclofenac (antiinflamatorio).

Cada caja contiene 16 comprimidos y cuesta 2.744 pesos, siendo utilizada en los alrededor de 500.000 abortos que según estimaciones se hacen en el país.

"Está aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) como un antirreumático con protección gástrica, pero la gran mayoría lo utiliza para interrumpir el embarazo, que es el 'efecto adverso'", señaló el titular del SAFyB, Marcelo Peretta.

Sin embargo, lo que cuesta la caja de este medicamento es el precio para aquel que cuenta con instrucción en el tema y no debe recurrir a terceros.

De necesitar ayuda externa, ese valor se dispara por la aparición de intermediarios, llegando a decenas de miles de pesos.

"El misoprostol produce un aumento en las contracciones que hacen que el útero se mueva y termina con la expulsión del bebé en formación", explicó Peretta sobre cómo funciona el medicamento.

En cuanto al tratamiento, detalló: "Por lo general, con cuatro comprimidos basta. Se pueden aplicar oral y/o vaginal. En algunos casos, hay que usar más, pero igualmente la caja trae 16, así que sobra para esos casos".

El especialista precisó así que, además de la venta bajo receta en farmacias, "crece en Internet un mercado negro que enseña a terminar embarazos y ofrece las pastillas para hacerlo, porque el que tiene el insumo puede dar respuesta a la demanda de abortos que hay en el país".

"El tema es entender cómo ha cambiado el mundo clandestino de los abortos. Antes se necesitaba un quirófano y hoy con dos pastillas que se toman más otras dos que se ponen en la pared del útero, ya está", sentenció.

Por otra parte, Peretta alertó: "Esto viene creciendo año a año y lo tenemos duplicado cada cuatro años".

"Es tremendo porque ya está blanqueado. Antes era una cosa clandestina; hoy lo hacen de taquito y eso también lleva a que haya menos prevención. Es decir, los jóvenes toman menos anticonceptivos porque piensan que les generan problemas", agregó.

Consultado por la participación de otros medicamentos durante el proceso, el titular del SAFyB aclaró: "La droga que se utiliza para abortar es el misoprostol. A veces se combina con mifepristona o metotrexato, pero se usan poco. Después también puede haber antibióticos por si se genera infección o analgésicos para el dolor".

Al respecto, advirtió: "Si un sangrado no está controlado, te puede llevar a la muerte. Lo mismo pasa si se hacen mal los abortos".

"Se estima que el cinco por ciento del total de las embarazadas terminan internadas de gravedad o fallecidas", graficó.

El referente farmacéutico observó que "el efecto de la droga no tiene un tiempo límite, pero funciona mejor cuanto menos semanas de gestación tenga la mujer. Es menos efectiva cuanto más pase el tiempo y también mucho más riesgoso, porque los efectos adversos se multiplican".

Por su parte, Peretta dejó en claro que existen grandes diferencias entre el misoprostol y la pastilla del día después: "Una vos la podés usar hasta 72 horas después de la relación sexual porque después ya no es efectiva. Tiene el mismo tipo de drogas que anticonceptivo, es decir hormonas, pero en mayor cantidad. Es mucho menos riesgosa que este medicamento, que es algo abortivo".

Los abortos clandestinos siguen siendo un negocio que excede al mero uso de medicamentos como el misoprostol.

De hecho, en los últimos días fue desbaratada en pleno centro porteño una banda del rubro que cobraba unos 28:000 pesos por cada intervención.

Fuente:

Más Leídas