Diario Uno País

En los últimos seis meses, la Policía de la provincia decomisó más pastillas alucinógenas que en cinco años.

Drogas sintéticas y de diseño a la cabeza, una "moda" que preocupa

Por UNO

Por Orlando Tirapuotirapu@ciudadanodiario.com.ar

Entre diciembre del año pasado y mayo del 2013, las fuerzas policiales de la provincia secuestraron unas 1.600 dosis de alucinógenos sintéticos y de diseño, comercializados en selectos y cerrados grupos de la noche mendocina. Sin embargo, una parte de las pastillas decomisadas no venían de la ‘joda electrónica’, sino más bien de procedencia doméstica. Por otra parte, la cantidad de tabletas de LSD (ácido lisérgico) interceptadas por la ley también aumentaron progresivamente desde que llegaron a Mendoza en 2005 aproximadamente.

Dos policías de Investigaciones, que por motivos obvios no pueden darse a conocer con nombre y apellido, aseguraron a El Ciudadano que en la provincia el uso, abuso y venta ilegal de pastillas psicotrópicas sintetizadas está en constante aumento. Como consecuencia de ello, la cantidad de dosis incautadas también se incrementó, marcando así (por primera vez en la historia) una guerra declarada contra el narcotráfico que nada tiene que ver con villas miserias, cárceles ni adictos delincuentes.

La rueda mágicaA pesar de que la marihuana sigue siendo la sustancia ilegal más consumida en la provincia y que la cocaína sigue ganando terreno entre los mendocinos más jóvenes, el incremento de drogas de diseño, como el éxtasis, o sustancias legales de corte inhalante –en la jerga se las denomina lanza– están empezando a ser un verdadero problema, ya que cada vez se expropian más dosis, o sea, que ya existe un mercado que, con el paso del tiempo, incrementa su demanda.

Un ejemplo de este fenómeno tuvo lugar dos semanas atrás, cuando a dos individuos de 28 y 35 años (un hombre y una mujer) fueron detenidos durante una madrugada en un emblemático boliche de Chacras de Coria. Según cuenta la crónica policial, estos sujetos eran investigados por venta de éxtasis desde hacía varias semanas. Así, uno de los policías encubiertos se infiltró en el sector vip de música electrónica (Osa vip) y fingió ser un cliente. La mujer le vendió dos pastillas de éxtasis (de calidad premium, denominada Ferrari o Versacce, en la jerga electrónica) que fueron trasladadas hasta el laboratorio móvil de la Policía de Investigaciones. Una vez comprobados los componentes de las píldoras, se procedió a la detención.

Lamentablemente, sólo 160 de las más de 550 drogas que componen la lista de Nuevas Sustancias Psicoactivas (NSP) elaboradas por la Organización Mundial de la Salud, están bajo el sistema de penalización federal de la República Argentina.

Felices pero muertos

Contrariamente a lo que piensan muchas personas, este tipo de estupefacientes –según el toxicólogo Mario Yugo– son poseedores de una gran toxicidad que en muchos casos puede traer consecuencias mortales. “El riesgo de efectos adversos es mayor ante el consumo de dosis masivas. En la noche, los chicos toman estas pastillas para aguantar y en un momento la fiesta se acaba, hay que volver a casa y ahí empieza lo peor: taquicardia, fatiga, náuseas, temblor y hasta descompensaciones a nivel integral, que dañan de por vida al sistema nervioso central”, apuntó Yugo a El Ciudadano.

Por otro lado, la sobredosis también es una realidad palpable en la provincia. En Mendoza ya hay tres casos confirmados de muerte por sobredosis con metanfetaminas. El primero es de 2004, el segundo de 2009 y el más reciente es del año pasado.

Fuente: El Ciudadano